Síguenos en: facebook twitter google plus rss
 
 
Webscolar » Administración » Transformación en la producción industrial y sus efectos en la administración y las organizaciones

Transformación en la producción industrial y sus efectos en la administración y las organizaciones

0 Flares 0 Flares ×

La función de Producción existe desde que se inició la actividad productiva, pero no ocurre así con el paradigma de la estrategia de producción. No fue hasta 1969, que surge el primer trabajo referido a la necesidad de conceder un carácter estratégico a la función de Producción y fue de la mano de Wickham Skinner, con el título Manufacturing – Missing Link in Corporate Strategy. Chase & Aquilano (1995) refieren a la producción just-in-time (JIT) como el mayor adelanto en la filosofía de fabricación, comparable en su impacto con la cadena de montaje de Henry Ford a inicios del pasado siglo. Términos como fabricación integrada por computadora, diseño asistido por computadora, fabricación asistida por computadora, sistemas flexibles de fabricación, planificación de necesidades de materiales, planificación de los recursos de manufactura, etc., se han hecho muy conocidos y poco a poco, se han convertido en conceptos cotidianos para los fabricantes actuales.

En el ámbito interno del sistema logístico empresarial, es fundamental la formulación de adecuadas estrategias de producción, pues estas son las encargadas de proyectar la actuación actual y futura de la cadena interna de operaciones, en estrecha interacción con la cadena de aprovisionamiento y de distribución; en tal sentido, estas estrategias que rigen el desempeño en fabricación deberán ser coherentes con las de abastecimiento y distribución y juntas, enfocarse en el objetivo final de proveer alto nivel de servicio a clientes.

A. Concepto de Administración de la Producción

Consiste en tomar decisiones que determinan el curso futuro de la empresa a corto mediano y largo plazo; en todas las áreas, sean físicas, financieras o de organización inclusive los posibles desperdicios. Las empresas son organizaciones sociales que utilizan determinados recursos para alcanzar ciertos objetivos comunes. La Administración de Operaciones es una de las tres funciones principales de cualquier organización y está íntegramente relacionada con las otras funciones de negocios. Todas las organizaciones comercializan, financian y producen, para lo cual resulta clave saber cómo funciona el área de operaciones (producción) de las organizaciones.

B. La estrategia de Producción

Según Quinn (1993) en el campo de la administración, una estrategia “es el patrón o plan que integra las principales metas y políticas de una organización y a la vez, establece la secuencia coherente de las acciones a realizar”.

Una definición más enfocada a la competitividad del sistema de producción, la definiría como el conjunto de decisiones sobre los objetivos, políticas y programas de acción en producción, coherentes con la misión del negocio, a través de las cuales una empresa compite y trata de obtener cierta ventaja sobre la competencia (Ibarra Mirón, 2003). Miltenburg (1995) destaca la necesidad de formalización de la estrategia de producción, señalando que cuando esta se concibe e implementa por medio de un proceso “formal” las decisiones siguen una pauta clara y lógica, pero cuando no es así, la pauta tiende a ser errática e imprevisible.

La estrategia de operaciones es una visión de la función de operaciones que depende de la dirección o impulso generales para la toma de decisiones. La estrategia de operaciones debe dar como resultado un patrón consistente de toma de decisiones en las operaciones y una ventaja competitiva para la compañía.

C. Importancia de la producción industrial

La función de Producción, en su perspectiva más contemporánea, se constituye en un eslabón clave de la organización para responder de manera efectiva y distintiva, al cúmulo creciente de necesidades, deseos y expectativas de los clientes, para lo cual es necesario diseñar, formular y poner en práctica estrategias de producción adecuadas y pertinentes. El análisis del estado del arte del paradigma de la estrategia de producción permite conocer la situación en que se encuentra este campo de investigación en Producción, evidenciándose la necesidad de estudios más profundos en torno a su desarrollo, tanto en los aspectos del contenido como del proceso, de manera tal que se incursione, no sólo en la forma más apropiada de planear, organizar y ejecutar las estrategias de producción, sino también, en los modelos, metodologías y/o procedimientos, los cuales atribuyen una mayor perspectiva a este paradigma.

D. Elementos que constituyen la transformación industrial

La transformación industrial depende considerablemente de los bienes de capital e insumos importados; aunque la agroindustria más articulada con la transformación de los recursos naturales, tiene mayor consumo intermedio de insumos de origen nacional. Sin embargo, las industrias con elevada capacidad de transformación, presentan un consumo intermedio importado muy alto.

Las imitaciones del mercado interno impiden que éste pueda dinamizar el empleo, generar más ingreso y constituirse en plataforma que expanda la exportación, supere el contrabando y logre una sustitución competitiva de las importaciones. Por su parte, el desarrollo de la manufactura es incipiente. Actualmente, la mayoría de sus unidades de producción son micro y pequeñas empresas, unipersonales y familiares. La realidad del desarrollo productivo transformador, industrial y manufacturero, continúa mostrando una alta heterogeneidad estructural, donde coexisten diversas formas organizativas de producción y uso de tecnología.

La heterogeneidad entre unidades productivas se refleja también en una débil articulación intra e intersectorial; las empresas modernas, cuanto menor es su vínculo con la transformación de recursos naturales, particularmente de origen agropecuario, incorporan baja cantidad de insumos producidos por micro y pequeño productores, asociaciones y comunidades de productores. Su racionalidad económica combina tanto estrategias de acumulación material, como principios y búsqueda de reconocimiento y valoración social.

La presencia de esas unidades y asociaciones productivas, que concentran gran parte de la fuerza laboral y tienen una práctica redistributiva del ingreso, constituye un potencial significativo para el desarrollo productivo, orientado en la lógica del Vivir Bien. Su expansión productiva está asociada al crecimiento de la oferta de bienes y servicios, con agregación de valor y la ampliación del mercado interno; tal potencial se efectiviza al articularse entre si y constituir alianzas estratégicas con la gran y mediana empresa.

Las unidades artesanales con producción única y diferenciada, alto uso de materia prima nacional, que difunden además el arte y la cultura originaria y tradicional, constituyen también otra potencialidad, si se logra expandir y articular su producción en el circuito económico, particularmente mediante el turismo comunitario. La artesanía no produce en serie y por tanto su expansión no está condicionada a la existencia de economías de escala, sino a la constante innovación y asistencia técnica en diseño, uso de nuevos materiales y tecnología, provisión de infraestructura productiva y servicios, que faciliten, expandan y difundan sus actividades.

Asimismo, la abundante existencia en el territorio nacional de recursos naturales no renovables y renovables, tanto por la amplia biodiversidad como la topografía del territorio boliviano, es una plataforma base para la industrialización del país y se constituye en otra potencial para el desarrollo del sector de transformación, en general. Con esos potenciales, el proceso de desarrollo productivo en la economía nacional consiste en agregar mayor valor a los recursos naturales, renovables y no renovables, y materias primas nacionales, cambiando empero, la lógica productiva de la concepción “industrialista”, orientada hacia la acumulación y satisfacción del consumo individual que no articula crecientemente las actividades de producción primaria con la transformación.

E. Causas de la Revolución Industrial

Las causas de la Revolución industrial son diversas, de las cuales destacan las causas demográficas, agrícolas y la mejora de nuevas vías de comunicación y tecnologías.

La expansión colonial del siglo XVII acompañada del desarrollo del comercio internacional, la creación de mercados financieros y la acumulación de capital son considerados factores influyentes, como también lo fue la revolución científica del siglo XVII. Estas industrias se convirtieron en el modelo de organización del trabajo humano en las fábricas. Esta primera revolución se caracterizó por un cambio en los instrumentos de trabajo de tipo artesanal por la máquina de vapor, movida por la energía del carbón. La máquina exige individuos más cualificados, produce una reducción en el número de personas empleadas, arrojando de manera incesante masas de obreros de un ramo de la producción a otra.

VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0.0/5 (0 votos)
VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0 (de 0 votos)

Citar este texto en formato APA: _______. (2012). WEBSCOLAR. Transformación en la producción industrial y sus efectos en la administración y las organizaciones. https://www.webscolar.com/transformacion-produccion-industrial-efectos-administracion-organizaciones. Fecha de consulta: 27 de enero de 2020.

Descargar PDF Descargar

 

Comentarios

Escribir Comentario

 

 
 
 
 
 

© 2010 - 2020 Webscolar

 


0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×