Síguenos en: facebook twitter google plus rss
 
 
Webscolar » Ciencias de la Educación » Todo sobre el jardin infantil

Todo sobre el jardin infantil

0 Flares 0 Flares ×

¿Que es un jardín infantil?

Es todo establecimiento donde es llevado el niño o niña desde sus 84 días hasta la edad de su ingreso a la Educación General Básica y les proporcione atención integral que comprenda alimentación adecuada y educación correspondiente a su edad.

 

 

¿Qué significa que el Jardín Infantil y/o Sala Cuna esté empadronado?

El empadronamiento es un reconocimiento que entrega la Junji a los Jardines Infantiles y Salas Cuna que cumplen con los requisitos básicos para funcionar como establecimiento de Educación Parvularia: infraestructura adecuada, certificados sanitarios para entregar alimentación, lineamientos pedagógicos, mobiliario y material didáctico adecuados, personal idóneo, etc. Este empadronamiento contempla una supervisión al establecimiento y tiene vigencia por dos años.

Una sala cuna o jardín no debería ser, simplemente, un parking infantil, un lugar donde dejar a los niños durante unas horas. Pero su objetivo tampoco es el de enseñarles a leer y escribir lo más pronto posible. La función principal de estos lugares es la de socializar e iniciar las primeras etapas de la educación proporcionando al niño un ambiente adecuado que le permita desarrollar su inteligencia mediante la estimulación y la potenciación de su autoestima. Para ello es necesario que posea un buen clima afectivo.

Tal vez haya todavía muchos padres que ignoren que el futuro de sus hijos, su inteligencia y su personalidad, se va a decidir en la primera etapa de su vida, es decir, desde el nacimiento hasta los seis años. Estos primeros años son cruciales en la vida de una persona. El papel de la educación en estas edades es clave, ya que sienta las bases que harán posible su desarrollo intelectual. Pero hay que tener presente que el desarrollo intelectual no puede separarse del desarrollo afectivo. Por eso es tan importante que el personal sienta una autentica simpatía por los niños y sepa ofrecerles el cariño, las muestras de afecto y los estímulos que éstos necesitan para su correcto desarrollo evolutivo. Tienen que lograr, además, que el niño no padezca la separación de su madre como un castigo, sino como un paso adelante en su evolución e independencia.

 

Para ello, no basta solamente con que el personal encargado de los niños tenga el título correspondiente a su labor: profesional especialista en jardín infantil o de de párvulos, autorizado por el ministerio o pedagogía. Es imprescindible que además posea ciertas cualidades que Ud misma debe observar antes de poner a tu hijo en sus manos:

  • Tendrán que ser personas emocionalmente estables, seguras y relajadas para poder infundir estos estados en los pequeños.
  • Tener una extraordinaria paciencia, serenidad, dulzura, ternura y sensibilidad.
  • Capacidad de improvisación, poder de observación y rapidez de reflejos para captar las necesidades de los niños y preservarles de cualquier peligro.
  • Por último, es importante que sepan desarrollar una labor en equipo, pero a la vez trabajar de forma unificada con los niños. Estos no pueden someterse a los cuidados de diferentes personas durante una jornada.

 

Ya hemos dicho anteriormente que la misión principal de estos establecimientos no es la de enseñar a los niños a leer o a sumar, ni convertirlos en pequeños genios o hacer de ellos un ejemplo de sabiduría infantil. Lo que los educadores deben pretender es algo mucho más importante: ayudarles a desarrollar las facultades innatas que todos los niños poseen. El centro debe contar con un método pedagógico adecuado, y facilitar al niño los medios necesarios para seguirlo, según su edad. El objetivo que se debe trazar es el de lograr su correcto desarrollo tanto físico como intelectual, ayudarle a evolucionar ya crecer: gatear, andar, darle los estímulos necesarios para que desarrolle sus sentidos, enseñarle a hablar, lograr su autonomía e independencia, convertirle en un ser sociable que sepa relacionarse con los demás. En fin, sentar las bases para su futura educación y personalidad.

Mientras se divierte, el niño aprenderá un montón de cosas, la más importante que aprenderá jamás. Y sin darse cuenta, porque en estos locales no hay tablas de matemáticas ni lecturas obligatorias, sino un sinfín de juegos, música, actividades en grupo, diálogos (aunque sea a base de sílabas), paseos al aire libre, suaves ejercicios físicos.

 

Lógicamente, los niños deben estar distribuidos en diferentes grupos según la edad, ya que cada una tiene un ritmo de vida bastante distinto, a pesar de llevarse pocos meses. Varían mucho las horas de sueño, las comidas y, claro, lo que ya son capaces de aprender. Antes de inscribir a su hijo, debe inspeccionar el edificio y cerciorarse de que cumple ciertas normas, indispensable para su seguridad y su tranquilidad:

  • Compruebe que los picaportes de las puertas están suficientemente altos.
  • Enchufes protegidos con una tapa de seguridad o a una altura de un metro veinte como mínimo.
  • Juguetes grandes para que el niño no pueda tragárselos.
  • Un buen sistema contra incendios.
  • Es preferible que no haya escaleras.
  • En algunos locales las profesoras han hecho un programa de primeros auxilios. Sería bueno que fuera así en todas, pero si no, asegurarse de que cuentan con algún médico de apoyo.

 

También es importante que observe el estado del centro en general. Buscar un local que no sea demasiado pequeña, con buena higiene, aireada y, si es posible, soleada, con un patio de 75 metros cuadrados como mínimo, asegurándose de que lo frecuentan habitualmente.

Nada sustituye a una madre

A la hora de llevar a su hijo a una sala cuna o jardín, su labor es también de vital importancia. No debe dejarlo todo en manos de los educadores. Por mucha confianza que le hayan inspirado y por muy a gusto que se haya quedado el pequeño, debe saber que Ud. es imprescindible en su educación y desarrollo.

Lo primero que hay que señalar es que no vale tanto la cantidad de tiempo que pase con el pequeño como la compañía, el cariño y los estímulos que le ofrezca en ese tiempo. Cuando salga de la jornada ocúpese de él, principalmente de él, y deja de lado cualquier otra cosa que tenga que hacer. No hay nada más importante, ni más gratificante, que aprovechar al máximo el tiempo que pasen juntos.

No se mantenga al margen de lo que se hace en la jornada. Procure que el centro organice reuniones periódicas con los padres y que le informen sobre la evolución de su hijo. Hablar con las educadoras y preguntar siempre que tenga dudas, aunque nunca debes subestimarle ni enseñarle cómo tratar a los niños. Si son buenos profesionales, ellos saben hacerlo mejor que nadie.

Algo que no debe hacer es dividir bruscamente la jornada entre el jardín y casa. Enterarse de lo que hace allí su hijo, de lo que va aprendiendo, de las actividades que realiza y darle continuidad al día. Permitir que te enseñe sus logros y siga trabajando y divirtiéndose con su hijo.

 

El primer paso

Para Ud puede parecer terrible dar ese paso, ¡dejarlo en manos de extraños con lo pequeño que es! No se le ocurra mostrar esa angustia delante del niño. Además de disimular sus miedos, también es bueno que siga unas pautas de conducta para que ni al niño ni a Ud le resulte difícil:

  • Si el niño tiene pocos meses no tendrá demasiado problema, nunca suelen protestar.
  • Los siete u ocho meses es la peor edad, así que unos días antes comience a explicarle (aunque piense que no te entiende) qué es una sala cuna, cuándo empezará a ir y por qué es bueno que vaya.
  • Los primeros días llévelo sólo unas pocas horas y entre con él. Quedarse si puede unos minutos jugando con todos los niños.
  • Si después de un tiempo nota que su hijo sigue intranquilo y desconfiado en la sala cuna, sacarlo .Intentarlo en otra y si sigue igual, desistir y consultar con su pediatra. No suele ocurrir, pero hay niños que lo pasan muy mal y nunca llegan a acostumbrarse a la separación. No se preocupe y esperar a que tenga mas madurez y edad para llevarle al jardín o colegio.

 

La mejor elección

En casi ningún centro le deberían poner impedimentos para que Ud. misma observe con sus propios ojos cómo es la sala cuna o jardín donde quiere que vaya su hijo. Procure controlar cada una de las sugerencias que le ofrecemos.

  • Cumple con las normas de seguridad e higiene.
  • Existe un clima afectivo y agradable.
  • El personal es cariñoso, responsable y cualificado.
  • No existe trato discriminado entre los niños.
  • Los niños están distribuidos según su edad.
  • Combinan todo tipo de actividades, muchas de ellas al aire libre.
  • Le informan sobre la evolución de su hijo periódicamente.
  • Recomendable un médico pediatra y un psicólogo.

 

Una buena escuela debe permitir que su hijo desarrolle su inteligencia mediante la estimulación y la potenciación de su autoestima.

 

Requisitos imprescindibles

  • Locales de uso exclusivo y acceso independiente.
  • El número de niños por cada educador debe ser de acuerdo a las normas establecidas por la Junji
  • La sala para niños menores de dos años debería tener áreas diferenciadas para el descanso e higiene del niño.
  • Un lugar higiénico de aseo por sala destinada a niños de dos a tres años con lavabos e inodoros.
  • Aseo para el personal separado del de los niños.
  • Un espacio adecuado para la preparación de alimentos.
  • Sala de usos múltiples o comedor adecuado.
  • Un patio de juegos con un espacio adecuado.

 

Los niños deben estar distribuidos en distintos grupos según su edad, porque tienen un ritmo de vida y aprendizaje bastante distintos. Para elegir un jardín infantil o sala cuna, en primer lugar es necesario fijarse en las condiciones de espacios físicos con que cuenta el establecimiento:

  • Iluminación: que exista suficiente luz natural, protección del calor y frío.
  • Higiene: que contemple paredes y pisos de superficies lavables que eviten la acumulación de suciedad, ácaros y polvo ambiental.
  • Calefacción: que cuente con sistema de calefacción protegido del acceso de los niños y niñas, a fin de prevenir accidentes y que evite la contaminación ambiental.
  • Ventilación: que posea ventanas que permitan una adecuada ventilación de los recintos.
  • Patios: que existan suficientes espacios abiertos de acuerdo a la cantidad de párvulos que asisten al establecimiento. Contemplar que haya espacios con sombra y protegidos de la lluvia y que cuenten con implementos de juego,  recreación  y áreas verdes y que, además, sean seguros para los niños y niñas.
  • Servicios Higiénicos: que se encuentren en adecuadas condiciones de higiene y funcionamiento, tanto para los niños y niñas como para los adultos. Esto significa que en la sala cuna se debe contar con un mesón mudador por cada diez lactantes y con una bañera por cada veinte, así como estanterías para guardar los útiles personales de los niños y niñas.

 

Para los niños mayores de dos años, la sala de hábitos higiénicos debe contar con un WC por cada quince niños y un lavamanos por cada diez, en tamaño adecuado.

Es importante recordar que las actividades de hábitos también forman parte de los aprendizajes, por tanto es bueno que cuenten con la implementación y ambientación educativa, como espejos, útiles personales, percheros, decoración, etc. El personal debe contar con baños con ducha de exclusividad para la manipuladora o el manipulador de alimentos, en consideración a medidas sanitarias, y con baños proporcionales en cantidad para el resto de quienes laboran en el establecimiento. Condiciones de seguridad: debe contar con medidas claras y señalizadas de seguridad, acceso  y evacuación,  extintores, redes de agua, vías de escape, puertas que se abran fácilmente hacia fuera, con manillas al alcance de los niños y niñas y sistema de control de ingreso y salida al jardín infantil que evite situaciones de riesgo.

 

EQUIPAMIENTO Y MATERIAL DIDÁCTICO

Otro aspecto importante es que las aulas y espacios educativos sean acogedores, decorados considerando la participación en el ambiente de los niños, las niñas y sus familias y  que esta decoración sea pertinente y se encuentre a la altura de los párvulos. Es relevante conocer el estado en que se encuentran los materiales didácticos con que se cuenta, que existan diversos tipos de materiales, naturales, elaborados, de reciclaje, etc., que apunten a diversos ámbitos o núcleos de aprendizaje, como lenguaje, motricidad, arte, ciencias y otros. Este material debe encontrase organizado, clasificado y al alcance de los párvulos. También resulta fundamental fijarse en el mobiliario que posee el establecimiento. Habrá que considerar que éste tenga un tamaño adecuado y que sea suficiente para todos los niños y niñas, además  de que se encuentre en buen estado y no ofrezca ningún  peligro para la salud de los párvulos. Por este motivo, sus aristas deben ser redondeadas, la pintura no tóxica, resistentes, sin clavos y su ubicación debe facilitar el desplazamiento y movimiento de los niños, las niñas y del personal.

 

 

PERSONAL

El jardín infantil debe contar con el siguiente personal:

  • Educadora de Párvulos Directora, responsable de la gestión técnica administrativa del establecimiento, la que debe contar con título profesional.
  • Educadora de Párvulos Pedagógica, responsable de la labor educativa que se realiza con los niños y niñas, la que debe contar igualmente con título profesional. En sala cuna se requiere una educadora por cada 20 (veinte) lactantes y en niveles medios y transición una por cada 32 (treinta y dos) párvulos.
  • Personal Técnico de Aula, responsable igualmente del quehacer educativo, el que debe contar con la certificación adecuada para la función que ejerce. En sala cuna se requiere una técnico por cada 6 (seis) lactantes y en niveles medios una por cada grupo o aula.
  • Personal Manipulador de Alimentos, responsable del servicio de alimentación que se entrega a los niños y niñas, de acuerdo a la permanencia de éstos en el jardín infantil. Este personal se considera cuando el establecimiento otorga este servicio, requiriéndose una manipuladora hasta 25 (veinticinco) lactantes y una hasta 40 (cuarenta) niños y niñas en los niveles medios y transición.
  • Personal Auxiliar de Servicios Menores, responsable del cuidado y mantención de los espacios. La dotación de este personal es de un funcionario hasta 100 (cien) lactantes y en niveles medios y transición, uno hasta 100 (cien) niños y niñas.
  • Este personal se constituye en personal permanente en el jardín infantil, pudiendo contar además con un otro de apoyo que proporcione una asesoría sistemática a la labor educativa que se realiza en la sala cuna o jardín infantil, como nutricionista, enfermera, pediatra, sicólogo, etc.

 

 

PROYECTO EDUCATIVO

Otro aspecto en que se debe poner la mirada a la hora de elegir un jardín infantil o sala cuna, es en el Proyecto Educativo con que cuenta, el que debiera  contemplar:

  • Misión del Jardín Infantil, destacando los valores y características que le dan un aspecto distintivo, un clima y una intencionalidad pedagógica y social.
  • Objetivos, deben estar presentes, de tal forma que se comprenda claramente cuáles son las metas deseables de alcanzar en el ámbito de los aprendizajes y desarrollo de los niños y las niñas, considerando la familia como parte del proceso educativo.
  • Normas y Organización, que se refieren a aspectos como derechos y obligaciones generales de los diversos estamentos de la comunidad educativa, derechos de la familia, formas de participación, organización del centro de padres, madres y/o apoderados.
  • Orientaciones Teórico-Pedagógicas, debe considerarse la metodología que se utiliza en el proceso pedagógico, lo que apunta a las formas de enseñar, los recursos que se utilizan y los aprendizajes que se espera lograr, siendo fundamental que esté sustentado en las Bases Curriculares de Educación Parvularia.
  • Evaluación de los Aprendizajes, es fundamental que el proyecto educativo contemple información acerca de cómo los niños y niñas avanzan en sus aprendizajes y cómo se está desarrollando el proceso educativo.

 

 

Participación de la Familia:

 

  • Es necesario también saber  cómo participa la familia en el jardín infantil, qué posibilidades existen de que ésta pueda asistir a las actividades que desarrollan  sus hijos e hijas en el establecimiento, o colaborar en actividades pedagógicas. Hay que tener presente que los padres, madres, hermanos o familiares pueden y deben participar en la educación.
  • Es fundamental, a la hora de realizar la elección, que el personal del establecimiento demuestre acogida e interés por el niño, la niña y su familia, que se encuentre dispuesto a la comunicación, a entregar información, a abrir las puertas para conocer tanto el establecimiento como lo que ocurre dentro de él y principalmente que demuestre afecto y respeto por los niños y las niñas.
  • Finalmente, es  relevante que la familia entregue al jardín infantil   toda la información que  parezca importante  de sus hijos e hijas, como gustos, preferencias, temores, información médica, medicamentos, alergias y, además, datos, teléfono y formas expeditas de ubicación. Es recomendable que la familia esté en permanente comunicación con el personal a cargo de sus hijos e hijas.
  • Una vez efectuado el trámite de instalación debe concurrir a la JUNJI con los siguientes documentos:
  • Recepción definitiva: Documento emitido por la Dirección de Obras Municipales que certifica que la infraestructura del establecimiento cumple con la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (OGUC).
  • Resolución sanitaria: Certificado extendido por el Servicio de Salud Metropolitano del Ambiente (SESMA) o el Servicio de Salud correspondiente a la Región.
  • Patente Comercial: Documento entregado por el Departamento de Patentes Municipales
  • Proyecto Educativo: Planificación curricular de cada Establecimiento, la que deberá ser coherente en sus aspectos esenciales, para el logro de los propósitos de las Bases Curriculares de la Educación Parvularia.

 

Una vez recepcionados los antecedentes, junto a la Solicitud de Empadronamiento, personal supervisor de la Unidad de Jardines Particulares de la JUNJI confirmará en terreno el cumplimiento de la información entregada.

Nos informaremos sobre cuáles son las condiciones de seguridad que ha adoptado el centro.

Los centros educativos son objeto de inspecciones oficiales pero deberemos asegurarnos que nos ofrece la debida confianza en materia de seguridad y señalar al director del centro cualquier irregularidad o motivo de inquietud.

No podemos controlar lo que los otros niños llevarán a clase pero evitaremos que los nuestros lleven pasadores que se puedan clavar u otros objetos peligrosos.

VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 5.0/5 (1 voto)
VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: +1 (de 1 voto)
Todo sobre el jardin infantil, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Citar este texto en formato APA: _______. (2012). WEBSCOLAR. Todo sobre el jardin infantil. https://www.webscolar.com/todo-sobre-el-jardin-infantil. Fecha de consulta: 3 de junio de 2020.

Descargar PDF Descargar

 

Comentarios

Escribir Comentario

 

 
 
 
 
 

© 2010 - 2020 Webscolar

 


0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×