Síguenos en: facebook twitter rss
 
 
Webscolar » Ciencias de la Educación » El juego y el niño a los tres años

El juego y el niño a los tres años

0 Flares 0 Flares ×

CARACTERÍSTICAS RELEVANTES

Evaluativas

La evaluación en el nivel preescolar tiene una función formativa es decir, que se establecen prácticas que permiten centrar la atención en los procesos que siguen los niños. La evaluación debe de ser uno de los elementos principales para la reflexión colectiva del personal docente, mejorar el proceso educativo y la comunicación con las madres y padres de familia.

Psicosociales

Nos referimos al desarrollo del conocimiento y la comprensión del niño del sistema social en el que vive. Hay que distinguir dos aspectos:

  • Conocimiento del otro:
  • Relaciones interpersonales: se caracteriza por:

Consideran las relaciones como algo dado e incluso impuesto. Cada etapa genera unas necesidades que también han de atenderse en la escuela (de comunicación, de indagación) Es importante la colaboración con las familias, y otros principios como el juego.

De estimulación

Se puede estimular con lectura, canciones infantiles, juegos lúdicos, ejercicios, conversaciones y respondiendo a todas las preguntas que haga. Es importante la interacción con adultos y otros niños, como en el jardín infantil.
También contribuye que ayude en la casa con tareas simples, como ordenar. Es clave usar un lenguaje de adultos, para que aprenda vocabulario y a expresarse bien.

Juegos y juguetes

Los juguetes son valiosas herramientas de estimulación. A esta edad se puede optar por juegos de manualidades; puzzles; juguetes para el agua y arena; pelotas; autitos, aviones; patines, bicicletas con rueditas; muñecas y elementos de la casa; títeres y disfraces.

Entre los juegos se pueden mencionar algunos:

  • Se pueden comenzar los juegos de regla: juegos de mesa (cartas, oca, parchís) y de competición (actividades deportivas que enfrentan a dos grupos). Estos juegos tienen una importante función en el desarrollo de las habilidades sociales y la capacidad para negociar, ya que desarrollan el sentimiento de la vinculación y pertenencia a un determinado grupo social.
  • Se puede comenzar el aprendizaje de la longitud (largo, más largo, lo más largo) (corto, más corto, lo más corto) utilizando pajitas, por ejemplo.
  • A los tres años un niño necesita que la historia que le lean tenga tres elementos: una página ilustrada para comentarla, una caracterización viva, mucha acción y un poco de misterio. Muchos cuentos de hadas contienen estos elementos. Hay que interpretarle el papel del gigante o de la bruja.

Aporte de los juegos a la formación del niño

Física

El juego estimula el desarrollo motor del niño, ya que constituye la fuerza impulsadora para que realice la acción deseada. Por ejemplo, el bebe que está sentado y quiere coger un objeto que está lejos tiene que gatear hasta llegar a él, utilizar sus músculos mayores, su motricidad gruesa. Al coger el objeto, el niño utiliza los pequeños músculos de sus manos, lo que se conoce como motricidad fina. Así mismo, ejercita la coordinación óculo – manual para fijarse en el objeto y llegar a cogerlo con la mano.

El deseo de alcanzar el objeto deseado le lleva a práctica los distintos modos de sujeción, a planificar y coordinar sus movimientos y a desarrollar sus reacciones de protección. Por tanto, el desarrollo psicomotor es algo que el niño va a ir produciendo a través de su deseo de actuar sobre el entorno, de poner en marcha sus capacidades motoras, de ser cada vez más competente.

Emocional

El niño decide la historia de los personajes de su juego: lo que hacen, durante cuánto tiempo, de qué manera, quién está implicado. Además, les presta sus sentimientos y sus emociones – expresión de sí mismo-. Por otra parte, el equilibrio emocional que se consigue con el juego es un estado placentero que siempre se tiende a buscar.

Los juegos de representación de escenas de la vida cotidiana, de reproducción de cuentos y situaciones imaginarias implican la reconstrucción y puesta en acto de los conocimientos que ya se tienen. Así pues, en este tipo de juegos los niños se hablan empleando el tono adecuado a los papeles que simulan, se expresan las emociones propias de los papeles, se ajustan actitudes. En este sentido, cuando el niño juega simbólicamente deforma la realidad, adaptándola a sus deseos.

Cuando se relaciona con su entorno, a menudo ocurren que el niño se expone a una tensión psíquica muy fuerte. Por eso crea un mundo a su medida que le ofrece garantías para vencer o paliar esas tensiones. Se crea en el juego una realidad alternativa que sirve para encauzar sus energías hacia soluciones más satisfactorias para sí mismo.

Intelectual

El juego pone en marcha las habilidades cognitivas del niño, en cuanto que le permiten comprender su entorno y desarrollar su pensamiento.

Por ejemplo, un niño que se juega con una granja, animales, figuras, etc. irá conociendo las piezas del juego, se las dirá un adulto u otro compañero, descubrirá los diferentes tipos de animales que hay (de dos patas, de cuatro), comprenderá como funcionan los objetos (rodar el tractor, abrir la ventana de la granja) y aprenderá también a utilizarlos adecuadamente. También descubrirá la permanencia de los objetos, que siguen existiendo aunque no los vea, haciendo desaparecer al caballo, que lo guarda en el establo y más tarde lo va a buscar, tomará conciencia de esta realidad.

Citar este texto en formato APA: _______. (2014). WEBSCOLAR. El juego y el niño a los tres años. https://www.webscolar.com/el-juego-y-el-nino-a-los-tres-anos. Fecha de consulta: 24 de enero de 2022.

Descargar PDF Descargar

No votes yet.
Please wait...
 

Comentarios

Escribir Comentario

 

 
 
 
 
 

© 2010 - 2022 Webscolar

 


0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Email -- 0 Flares ×