Síguenos en: facebook twitter google plus rss
 
 

El desempleo

0 Flares 0 Flares ×

El problema económico más grave en estos países es la falta de empleo. Sus consecuencias sociales afectan a la vida cotidiana no solo de los que buscan empleo sino a la de todos los ciudadanos. Sin duda el alumno prestará un interés especial a este tema que le permitirá comprender los mecanismos que generan esa angustiosa situación y los difíciles caminos que pueden llevar a la salida.

El término desempleo es sinónimo de desocupación o paro. Es el fenómeno social en que existen trabajadores sin empleo. El desempleo o paro está formado por la población activa (en edad de trabajar 16-65 años), que no tiene trabajo. No se debe confundir con estudiantes, amas de casa, etc., que sí que trabajan aunque no remuneradamente (no cobran), y forman la población inactiva.

Los niveles de desempleo crecen dramáticamente en muchas partes del mundo. ¿Por qué que pasa esto? y ¿Puede ser evitado? Los que permanentemente están desempleados no tienen ingreso alguno, y muchos no encuentran otra alternativa que tener ingresos a través del crimen. Todos sabemos que anualmente crece la eficiencia de todo tipo de máquinas. Cada vez necesitamos menos personas para producir la misma cantidad de bienes. En los últimos 200 años se ha reducido el tiempo de trabajo de aproximadamente 12 horas por día a menos de 8 horas diarias y la semana de trabajo se redujo de 7 a 5 días.

La causa principal del alto nivel de desempleo es el progreso tecnológico. El progreso es algo positivo y hace que la vida sea más llevadera. Pero si cada año producimos la misma cantidad de bienes con menos personas en muy pocos años muchísimo menos horas de trabajo serán necesarias para producir todos los bienes que se podrían necesitar. La tendencia histórica ha sido la de utilizar cada vez menos horas de trabajo por semana. Si no continuamos con esta tendencia, la oferta de horas de trabajo es mayor que la demanda.
La medición del desempleo es periódicamente materia informativa de primera página y viene siempre acompañada de polémicas sobre la validez de los datos y su interpretación. Es necesario que el alumno conozca los matices y precisiones de los conceptos estadísticos de población activa, trabajador en paro, paro declarado y paro registrado así como sus limitaciones y dificultades de medición.

Las teorías del desempleo han sido frecuentemente materia de examen debido a su interés e importancia social. Ninguna de ellas es capaz por sí sola de explicar satisfactoriamente el fenómeno pero el conjunto de ellas permiten una aproximación bastante completa. Algunas teorías contemporáneas se basan en la comprensión precisa de los procesos reales que utilizan los trabajadores para la búsqueda de empleo y los empleadores para seleccionar y gestionar los recursos humanos. De igual forma la Curva de Phillips es una sencilla forma de poner en evidencia las dificultades de las políticas macroeconómicas para encontrar una solución al paro.

Existen diferentes tipos de desempleo, descritas por los economistas:

  • El desempleo friccional se produce porque los trabajadores que están buscando un empleo y no lo encuentran de inmediato; mientras que están buscando trabajo son contabilizados como desempleados. La cuantía del desempleo friccional depende de la frecuencia con que los trabajadores cambian de empleo y del tiempo que tardan en encontrar uno nuevo. El cambio de empleo se produce a menudo y un importante porcentaje del desempleo es friccional y sólo dura un corto espacio de tiempo. Siempre que los trabajadores puedan abandonar libremente su trabajo se producirá un desempleo cíclico.
  • El desempleo temporal se produce cuando las industrias tienen una temporada de baja, como durante el invierno en la industria de la construcción o en otros sectores de producción cuyas tareas se realizan a la intemperie. También se produce al finalizar el año escolar, cuando muchos estudiantes y licenciados se ponen a buscar trabajo.
  • El desempleo estructural se debe a un desequilibrio entre el tipo de trabajadores que requieren los empresarios y el tipo de trabajadores que buscan trabajo. Estos desequilibrios pueden deberse a que la capacitación, la localización o las características personales no sean las adecuadas. Los trabajadores con una educación inadecuada, o los trabajadores jóvenes y los aprendices con poca o ninguna experiencia, pueden no encontrar trabajo porque los empresarios creen que no producirán lo suficiente como para que merezca la pena pagarles el salario mínimo legal o el salario pactado en el convenio colectivo con los sindicatos. Por otro lado, incluso los trabajadores muy cualificados pueden estar desempleados si no existe una demanda suficiente de sus cualificaciones. Si los empresarios discriminan a algún grupo en razón de su sexo, raza, religión, edad o nacionalidad de origen, se puede dar una alta tasa de desempleo entre estas personas aunque haya muchos puestos de trabajo por cubrir. El desempleo estructural es especialmente relevante en algunas ciudades, profesiones o industrias, para aquellas personas con un nivel educativo inferior a la media y para otros grupos de la fuerza laboral.
  • El desempleo cíclico es el resultado de una falta de demanda general de trabajo. Cuando el ciclo económico cae, la demanda de bienes y servicios cae también y, por lo tanto, se despide a los trabajadores. Un aspecto político muy relevante se refiere a la relación entre el desempleo y la inflación. En teoría, cuando la demanda de trabajo se eleva hasta el punto de que el desempleo es muy bajo y los empresarios tienen dificultades a la hora de contratar a trabajadores muy cualificados, los salarios aumentan, y se elevan los costes de producción y los precios, con lo que se contribuye al aumento de la inflación; cuando la demanda se reduce y aumenta el desempleo, se disipan las presiones inflacionistas sobre los salarios y los costes de producción.

El desempleo en Panamá desde hace veinte años (1984-2004) es superior al 13%. El problema tiene aristas mundiales, ya que Alemania, Francia e Inglaterra han tenido, en el mismo período, una tasa promedio de desempleo cercano al 9% para el conjunto de estos tres importantes países europeos, todos miembros del G5, junto a Estados Unidos y Japón.

Nuestra economía en los últimos veinte años también ha sido, y lo es cada vez más una economía de servicios. De allí derivamos actualmente más del 75% de nuestro PIB, y no cabe la menor duda de que con la futura ampliación del Canal y con el crecimiento de las actividades económicas nacionales e internacionales, propias del “Conglomerado Económico”, a saber: puertos, turismo, zona libre, zona especial de Howard, centros de distribución, aeropuertos, ferrocarriles, nueva carretera transístmica, servicios profesionales (abogados, médicos, seguros, banca, economía y finanzas), más la Ciudad del Saber, la actividad de servicios continuará siendo el eje fundamental del desarrollo económico de Panamá. Pero una voz de alerta roja, el sector agropecuario, la industria y la construcción representan cerca del 25% del PIB y emplean a más de 350 mil panameños. Sumado a ello, las exportaciones de productos nacionales representarán más de mil millones de dólares anuales en los próximos años.
Por todo ello, Panamá necesita construir un puente que integre lo rural y lo urbano, lo nacional y lo internacional, la oferta y la demanda, en un mercado que señale un precio justo al esfuerzo de todos los factores de producción.

Para poder determinar la tasa de desempleo en un país, se debe realizar un censo de control por medio de la Dirección de Estadística y Censo de Panamá, en donde este clasifica a la población según su condición de actividad, permitiendo la distinción de dos grupos básicos que suministran informaciones sobre la participación de la población en la actividad económica del país, es decir, la población económicamente activa y la no económicamente activa. En este sentido, la población económicamente activa se define para esta investigación como aquella que suministra la mano de obra disponible para la producción de bienes y servicios, la que a su vez, se clasifica en ocupada y desocupada.

La intervención del Estado para fomentar el empleo topa con grandes dificultades. Las políticas expansivas pueden producir desagradables efectos secundarios, provocando inestabilidad monetaria y otros desequilibrios. Si lo que se busca es una oferta de empleo bien remunerado, sostenida a largo plazo, habrá que actuar de forma muy cuidadosa para que no sea peor el remedio que la enfermedad. El aumento de la demanda de trabajadores puede conseguirse con medidas fiscales que reduzcan los costes salariales para las empresas, bien reduciendo las contribuciones obligatorias a la Seguridad Social (que tendrían que ser substituidas por otros ingresos del Estado), bien subvencionando la contratación de trabajadores que por alguna circunstancia sean menos eficientes, minusválidos, jóvenes en su primer empleo, etc. La flexibilización de los empleos, autorizando contratos temporales y facilitando los despidos, supone de hecho abaratar los costes laborales de las empresas aunque a costa de la precarización del empleo. Finalmente siguen siendo muchos los partidarios de las tradicionales medidas keynesianas de aumentar la demanda agregada mediante el aumento del gasto público, bien mediante contratación directa por el Estado-patrón, bien mediante la realización de obras o inversiones públicas. A pesar de las argumentaciones de Friedman, los programas y gobiernos socialdemócratas siguen siendo partidarios de políticas activas de creación de empleo especialmente en países con tasas altas de paro.

Muchas veces las causas de desempleo no solamente se remota a lo anteriormente explicado, sino que el abuso laboral y el maltrato al trabajador son una causa importante en el desempleo, la paga insuficiente para el costo de vida mínimo, desalienta a la gran mayoría de las personas que necesitan un empleo.

Concluyendo con lo estudiado e investigado anteriormente podemos decir que en Panamá la situación de desempleo no está tan grave, aunque está por aumentar, debido al gran índice de migración y al aumento de tecnología y sobretodo a la contratación temporales por empleadores extranjeros que no valoran la mano de obra del trabajador panameño. Esta situación se irá agravando hasta llegar a un momento de caos en nuestro país, pero esperemos que todo esto mejore y la tasa de desempleo siga disminuyendo como hasta ahora se ha visto y más profesionales panameños obtengan plazas de trabajos. En síntesis, el sacrificio y el beneficio de Panamá dependen de todos y debe ir hacia todos, y así, no ocurre hoy, en uno ni en otro sentido.

 

 

 

En esta gráfica podemos observar como el desempleo en nuestra República ha disminuido en un porcentaje de 5.60% del año 2003 al 2006. Hemos visto que desde el 2003 el gobierno ha propuesto planes para combatir el desempleo junto con la empresa privada atacando drásticamente este problema. Panamá mundialmente ocupa el puesto N°. 78 de desempleo en el mundo, debido a que nuestro país solo posee una población menor de los 3 millones de habitantes y grandes ingresos para abastecer a todos con empleos, pero factores como las migraciones de extranjeros preparados y desculturalización, educación inadecuada y falta del dominio del idioma inglés influyen en la obtención de empleo en los panameños.

VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0.0/5 (0 votos)
VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0 (de 0 votos)

Citar este texto en formato APA: _______. (2011). WEBSCOLAR. El desempleo. https://www.webscolar.com/el-desempleo. Fecha de consulta: 5 de junio de 2020.

Descargar PDF Descargar

 

Comentarios

Escribir Comentario

 

 
 
 
 
 

© 2010 - 2020 Webscolar

 


0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Email -- 0 Flares ×