Síguenos en: facebook twitter google plus rss
 
 
Webscolar » Ciencias Médicas y Farmacia » Los riesgos del Aborto Inducido

Los riesgos del Aborto Inducido

0 Flares 0 Flares ×

Concepto De Aborto
El término aborto es considerado como la terminación de un embarazo, ya sea deseado o no deseado. Este fenómeno es la muerte y expulsión del feto antes de los cinco meses de embarazo; después de esta fecha, y hasta las 28 semanas de embarazo se llama parto inmaduro y parto prematuro si tiene más de 28 semanas.
Se denomina aborto completo cuando se expulsa con el feto la placenta y las membranas. Hay retención placentaria cuando se expulsa solamente el feto y se dice que hay restos uterinos cuando sólo se expulsa una parte del producto de la concepción. A veces es difícil distinguir realmente lo que se ha expulsado, dadas las alteraciones que sufre no sólo el feto, sino la placenta y las membranas.


Causas Del Aborto Espontáneo
El aborto espontáneo se debe tanto a defectos paternos como maternos transferidos en los genes. Considerando a los defectos paternos, se puede señalar que del 40% al 50% de los abortos espontáneos de origen materno son atribuidos a la sífilis, muchas veces desconocida, ignorada, o negada a sabiendas. El restante 50% se debe a alcoholismo habitual y crónico, agotamiento físico o intelectual, vejez entre otras.
La causa de orden materno puede variar. Las malformaciones de cada uno de los órganos del aparato genital femenino; los pólipos, fibromas, cánceres, las endometritis, entre otras. También algunas enfermedades como diabetes, hipertensión, o enfermedades producidas por infecciones bacterianas o virales son causantes de aborto espontáneo. Existen como causas conjuntas, paternas y maternas, y que actúan a la vez, podemos citar los matrimonios muy jóvenes, los tardíos, la vejes prematura o la decrepitud de uno de los cónyuges, la miseria, el hambre, la privaciones, el terror, la desesperación, el alcoholismo común, la sífilis o la tuberculosis, también padecidas conjuntamente. Todas estas causas pueden actuar en el momento propulsor de la fecundación. Otras causas de aborto espontáneo son las malformaciones del embrión. Cualquier de estas causas pueden provocar el aborto de un feto.


Su Clasificación
Aborto Terapéutico
El aborto terapéutico es un aborto directo porque mata directamente al bebé no nacido como medio para presuntamente salvar a la madre, cuando en realidad hay otras alternativas para salvarla a ella y a su bebé no nacido. Por consiguiente, el aborto terapéutico, como todo aborto directo o provocado, es un acto intrínseco y gravemente inmoral, por cuanto constituye la destrucción directa de un ser humano inocente, y por ello no está justificado en ningún caso. En realidad la frase aborto terapéutico es una contradicción en términos, porque ningún aborto salva o cura a nadie. Ante todo habría que aclarar que aplicar al aborto el término terapéutico es de suyo impropio y confuso, pues una terapia incluye en la intervención médico-sanitaria una búsqueda directa de curar o eliminar una parte enferma del cuerpo. Pero, en el caso del aborto, no se actúa sobre ninguna parte enferma, sino sobre una sana (el feto) pretendiendo evitar, según lo dicho, un agravamiento o un peligro para la salud de la madre.
Con el aborto no se pasa de la enfermedad a la salud, sino que se efectúa una acción de supresión directa e intencionada sobre el feto sano con el fin de prevenir una enfermedad o el riesgo de muerte de la madre gestante. Se podría hablar con cierta propiedad de aborto terapéutico sólo en el caso de actuar directamente contra una enfermedad y cuya consecuencia no querida fuera la supresión del feto; como es el caso de la extirpación necesaria e inaplazable de un tumor maligno de útero. Este último punto lo consideraremos al hablar del aborto indirecto.


Aborto Electivo
El aborto electivo es la creencia de que la mujer tiene el derecho a elegir abortar un bebé. La opinión de la pro-elección es que un bebé carece de derechos humanos dentro del vientre de la madre. El pueblo de los Estados Unidos nunca votó o apoyó esta posición de pro-elección. Realmente, fue la Corte Suprema de los Estados Unidos la que legalizó el aborto como resultado del caso Roe versus Wade el 22 de enero, 1973.
El aborto electivo permite a las mujeres elegir cómo abortar el niño no deseado. Típicamente, el método de aborto está determinado por la edad del feto. Durante el primer semestre de crecimiento, una mujer puede elegir usar la píldora de la mañana siguiente (RU-486) o tener un aborto por succión. Al final del tercer mes, el aborto es usualmente efectuado por dilatación y raspado o curettage (D&C) o, después de las trece semanas, por dilatación y extracción (D&E).
Después de las dieciséis semanas de crecimiento del feto, una mujer puede elegir tener un Aborto por Parto Parcial o una Amniocentesis Salina. Sin importar las implicaciones morales y religiosas, cada mujer debe investigar cómo se efectúa cada procedimiento, qué efectos secundarios son normales o anormales, y qué complicaciones pueden surgir al tener un aborto.


Aborto Químico
El aborto químico consiste en inducir el consumo de un fármaco que inicia el proceso abortivo, para luego terminarlo como atención de un aborto incompleto. A fines el año pasado, Gynuity, la ONG que dirige la estrategia mundial del aborto químico, publicó un documento que introduce la práctica del aborto de manera masiva y enseña a burlar las legislaciones nacionales que lo prohíben. Consiste en la interrupción del desarrollo del embrión y en su eliminación por el canal del parto, todo ello inducido por lo que suele ser una combinación de fármacos. Sólo es factible en las primeras semanas del embarazo y representa el 10% de los abortos realizados en los Estados Unidos y en Europa.
Se suele preferir, cuando es posible, porque no requiere anestesia ni intervención quirúrgica (uso de instrumentos), siendo los mayores inconvenientes el sangrado y que la mujer puede observar el proceso y el embrión expulsado, lo que es psicológicamente penoso para las que dudan de la moralidad o conveniencia del acto. El procedimiento ve reducida su efectividad después de la séptima semana.


A pesar de su relativa sencillez el proceso requiere una vigilancia médica continuada para asegurar el éxito, prevenir posibles complicaciones y también a menudo porque la evacuación es incompleta y requiere la intervención final de un médico. Los regímenes más comunes son:
– Metotrexato más mixoprostol. El metotrexato se administra con una inyección y afecta a las células en proliferación del embrión, provocando la interrupción de su desarrollo. Unos días después la administración de mixoprostol, una prostaglandina que estimula la contracción del utero, provoca la expulsión de sus restos.
– Mifepristona con o sin mixoprostol. La mifepristona (RU-486) es un antagonista de la progesterona, hormona necesaria para la continuidad de la gestación, y puede administrarse hasta 49 días después de la última regla. Si tras su uso no se produce la expulsión, está se estimula con mixoprostol, que cumple la misma función que en el protocolo anterior.
– Mixoprostol sólo. Raramente usado, requiere una dosificación muy precisa y una vigilancia médica especialmente intensiva.


Aborto Quirúrgico
Consiste en la interrupción de la gestación en el quirófano mediante una técnica quirúrgica. Será imprescindible no haber comido ni bebido nada en las 8 horas previas a la intervención. Es conveniente venir acompañada por un familiar. La técnica más frecuentemente utilizada es la aspiración siendo complementado, en algunas ocasiones, con un legrado de confirmación diagnóstica. Y es necesario pasar siempre un control 15 días con tu ginecólogo/a habitual después de realizado el aborto con el objeto de confirmar la perfecta realización de la intervención y fundamentalmente para poder hablar de un método de planificación que impida que se reproduzca una situación similar.
Existen variaciones en la técnica quirúrgica en función de las semanas de gestación. Hasta 12 semanas de gestación se emplea la técnica del legrado por aspiración, en la cual, tras desinfectar la zona genital y dilatar el cuello del útero, se vacía el contenido uterino mediante aspiración realizando a continuación un legrado o raspado de la cavidad. Siempre se realiza bajo control ecográfico para una mayor fiabilidad y evitar complicaciones. Se puede utilizar anestesia general o local, en función del deseo de la paciente, siempre que no exista una indicación médica que lo contraindique. La anestesia general se administra a través de una vía canalizada en una vena del brazo. La anestesia local se aplica en ciertas zonas de la vagina. En la anestesia general la paciente se encontrará dormida durante toda la intervención, despertando inmediatamente después de su finalización. En la anestesia local la paciente tendrá las molestias típicas de una menstruación. La duración de la intervención, en ambos casos, es de 7-15 minutos. Tras finalizar la intervención son conducidas a una zona donde se recuperan bajo el control del personal sanitario, debiendo permanecer en observación aproximadamente una hora.


El método quirúrgico más empleado entre las doce semanas de embarazo es el aborto por aspiración. Consiste en la remoción del feto o embrión por succión usando una jeringa manual o una bomba eléctrica de aspiración. La aspiración manual es llamada también minisucción o extracción menstrual, se aplica sólo durante las primeras semanas y no requiere dilatación cervical. Para estas primeras semanas se habla de interrupción del embarazo más que de aborto. A partir de la semana décimo quinta y hasta la vigésimo sexta se requiere dilatación cervical y manipulación quirúrgica, además de succión.
El método de dilatación y raspado, es un método general que es empleado también durante el examen médico para tomar muestras o la detección de cánceres. Es también conocido como nacimiento parcial, suele hacerse entre la sexta y la décimo cuarta semana. La Organización Mundial de la Salud recomienda que este método no se use salvo cuando la aspiración manual no es factible y de hecho su uso es poco frecuente.
En estadios avanzados de la gestación, si se ha de practicar un aborto por razones terapéuticas, se usan otros procedimientos adecuados al mayor desarrollo del feto. Se puede provocar el parto prematuro usando prostaglandinas normalmente a la vez que se inyecta suero salino o urea en el líquido amniótico. En los casos más avanzados se usan técnicas excepcionales, como la llamada de dilatación y extracción intacta, que requiere dos o tres días de preparación para asegurar la dilatación cervical necesaria y fármacos que inducen el parto. El médico manipula el feto para hacer salir primero sus piernas hasta dejar dentro sólo la cabeza, si así es necesario. Por último se vacía el encéfalo por succión después de practicar una incisión en la base del cráneo. Esta técnica, que es polémica, es usada en menos de la sexta parte de los abortos tardíos practicados en Estados Unidos. Cuando la gestación está muy avanzada se empieza por provocar la parada cardiaca del feto mediante una inyección.


D. El Aborto En Los Jóvenes
En la actualidad, la población adolescente representa el 20% de la población mundial, de cuyo total cerca del 85% vive en países en vías de desarrollo. La experiencia de las adolescentes en cuanto al aborto merece especial atención ya que por su condición económica y social han encontrado obstáculos que les han impedido el goce de sus derechos reproductivos. De la misma manera, la penalización del aborto puede afectar a las adolescentes en la medida que limita sus derechos reproductivos y sexuales y pone en peligro sus vidas cuando recurren al aborto clandestino. Cada año, a nivel mundial, hay aproximadamente 4.5 millones de mujeres jóvenes que recurren al aborto inducido, muchas veces realizado en condiciones de riesgo. En las áreas de Latinoamérica y el Caribe, las estimaciones varían entre aproximadamente trece abortos cada año por cada mil mujeres de 15 a 19 años en México, y alrededor de 36 por cada mil adolescentes en la República Dominicana.
Según datos que maneja el doctor Xavier Sáez Llorenz, “sólo en el Hospital SantoTomás se atienden unos dos mil abortos cada año (ocho por día)”. Eso hace una proyección nacional de 30 abortos provocados por día en el país, lo que suma 10 mil 950 casos anuales en Panamá. De ese total, el 20% corresponde a adolescentes.
Debido a la censura que existe en muchas sociedades con respecto al tema de la sexualidad, los adolescentes carecen de información y acceso a servicios adecuados de planificación familiar en condiciones de confidencialidad e independencia. Por otra parte, las mujeres jóvenes carecen muchas veces de medios económicos, contactos sociales o de transporte para recurrir a un aborto seguro. También es mucho mayor la probabilidad de que demoren la búsqueda de ayuda, lo que produce un alto índice de morbilidad y mortalidad como resultado de un aborto en la etapa avanzada de gestación. Como las adolescentes no están suficientemente maduras para el parto desde el punto de vista psicológico y físico, los partos a edad temprana también se traducen en elevados índices de morbi-mortalidad materna. Las jóvenes adolescentes tienen más probabilidades que las mujeres mayores de tener un parto prematuro, un aborto espontáneo o de que la criatura nazca muerta. También es cuatro veces mayor la probabilidad de que mueran por complicaciones del embarazo.


Evolución Del Feto
Los pasos principales de esta evolución serán detallados de forma muy general:
– En la PRIMERA SEMANA el huevo, producto de la fecundación, viaja hacia el útero mientras la célula sufre varias multiplicaciones.
– En la SEGUNDA SEMANA se produce la nidación entre el 6º ó 7º día y el 12º. El huevo mediante este proceso se implanta en la mucosa del útero. Las células siguen multiplicándose y diferenciándose. Las del centro crecen y forman el “disco embrionario” que dará lugar al embrión. El diámetro del huevo es de un milímetro aproximadamente.
– En la TERCERA SEMANA aparece el esbozo de vasos sanguíneos y de células sexuales además comienza a formarse la placenta. Ahora hay tres capas de células u hojas que originarán los tejidos especializados que producirán el resto de células que dan origen a todos los órganos: La hoja interna o endodermo será la encargada de los órganos del aparato digestivo y del respiratorio, La hoja media o mesodermo dará origen al esqueleto y los músculos y La hoja externa o ectodermo será responsable del sistema nervioso y los órganos de los sentidos.
– En la CUARTA SEMANA se detectan los primeros latidos cardíacos. El embrión tiene forma de judía, se detectan unas yemas que darán lugar a los miembros y los diferentes órganos comienzan a desarrollarse. El embrión flota en la cavidad amniótica, su tamaño aproximado es de 5 milímetros y se une por la parte externa gracias al cordón umbilical que se está formando.
– En la QUINTA O SEXTA SEMANA de embarazo (1 mes y 2 semanas), el niño o niña, que ya mide un centímetro y medio, se mueve en un ambiente libre de gravedad comienza a rotar y doblar el cuerpo. Hay una formación incipiente de los dientes, el corazón ha crecido con rapidez y comienza el esbozo de las cuatro cavidades cardíacas. Se desarrolla el estómago, el intestino, el aparato urinario y el páncreas. Cuando se ve el embrión de espaldas, se distingue la médula espinal.
– En la OCTAVA SEMANA (2 meses), mueve la cabeza, los brazos y el tronco. Expresa lo que le agrada y desagrada con movimientos corporales primitivos: dando patadas, sacudiéndose, alejándose de la zona donde se presiona el vientre, etc. Se individualizan los dedos de la mano y el pie, también los diversos segmentos de los miembros. Comienza la formación de glándulas sexuales, se constituyen los músculos, los nervios y la médula ósea. Se ven con mayor nitidez los elementos de la cara. La medida aproximada es de 4 centímetros, su peso de 2 a 3 gramos y al finalizar el segundo mes acaba el período embrionario, tomando el nombre de feto.
– A las 11 SEMANAS (2 meses y 3 semanas), se detectan conexiones neuronales. También se observa que comienza a mover las paredes del pecho, como si estuviese respirando. No hay intercambio de gases, pero estos movimientos son necesarios para el desarrollo del pulmón y del diafragma. El niño intrauterino empieza a succionar el dedo, actividad que repite hasta el momento de nacer y que le ayuda a desarrollar los músculos que serán necesarios para alimentarse fuera del útero. El hígado se ha desarrollado mucho, aparecen los riñones y el niño o niña ya vierte orina en el líquido amniótico. Los brazos y piernas van alargándose, la cabeza se endereza y el rostro está más definido con los ojos centrados y cubiertos por los párpados.
– En la SEMANA 12 (3 meses), el niño o niña traga líquido amniótico regularmente en cantidades pequeñas. Una parte va a sus pulmones y el resto al tubo digestivo. Con esta actividad practica el acto de tragar y, cuando nazca, podrá coordinar la succión y la deglución. El sabor amargo del fluido amniótico estimula la sensibilidad de las papilas gustativas que estarán formadas en la semana 20. Aparecen los primeros huesos y se diferencian los órganos sexuales, aunque aún no sean visibles en la ecografía. En la semana 13 ya se puede medir la cabeza por medio de ultrasonidos, su peso alrededor de 65 gramos y mide unos 12 centímetros.


Planificación Familiar En La Procreación
La planificación familiar es el intento de controlar el número de hijos y el tiempo que debe transcurrir entre el nacimiento de cada uno. Una pareja puede recurrir a la anticoncepción para evitar el embarazo temporalmente o a la esterilización si se desea evitarlo de forma permanente. Cuando la anticoncepción no ha dado resultado, se puede realizar un aborto para interrumpir el embarazo.
La Planificación Familiar Natural (PFN) se refiere a una variedad de métodos usados para planificar o evitar embarazos, que se basan en la identificación de los días fértiles de la mujer. En el caso de los métodos naturales se utiliza la abstinencia periódica, es decir, evitando las relaciones sexuales sin protección durante los días fértiles, se evita el embarazo. La Planificación Familiar Natural proporciona una alternativa a las mujeres que desean usar métodos naturales por razones médicas o personales. También responden a las necesidades de diversas poblaciones con distintas creencias religiosas y éticas. El uso exitoso de los métodos naturales para evitar los embarazos depende de:
– La exactitud del método para identificar los días realmente fértiles de la mujer.
– La habilidad de la pareja de identificar correctamente la fase fértil y para seguir las normas del método que están usando.
– La Motivación de la pareja para seguir usando el método indefinidamente y
– Una Instrucción y seguimientos correctos y completos.


Las parejas que usan los métodos naturales correctamente, como una forma para evitar los embarazos, tienen solamente un 1 a 9% de probabilidades de quedar embarazadas durante el primer año de uso, dependiendo del método que usen. Las parejas que no usan su método correctamente, es decir, tienen relaciones sexuales durante los días en que las instrucciones del método indican que la mujer está fértil tienen probabilidades más altas de un embarazo no intencionado. La oferta de la Planificación Familiar Natural (PFN) amplía las opciones y mejora la calidad de los servicios de planificación familiar. Los resultados de diferentes estudios indican que en muchos países alrededor del mundo la abstinencia periódica y los métodos naturales desempeñan un papel clave en los esfuerzos de las personas por manejar su fertilidad.
Con el desarrollo de nuevos métodos naturales sencillos y fáciles de usar, el Instituto contribuye a que las instituciones alcancen a un segmento de la población, frecuentemente desatendida, que tiene una verdadera necesidad de un método natural. Además de la planificación familiar natural también tenemos otros métodos que involucra la planificación familiar, como son los métodos anticonceptivos que incluyen los anticonceptivos orales, preservativos, preparados que detienen o destruyen el esperma por contacto, el retiro antes de la eyaculación, diafragmas, capuchón cervical, métodos de ritmo, implantes anticonceptivos, anticonceptivos inyectables y dispositivos intrauterinos. La anticoncepción se utiliza cuando una mujer que es físicamente capaz de concebir y mantiene relaciones sexuales con alguien del sexo opuesto no desea quedar embarazada. Una vez conocidas las ventajas y desventajas de los diversos métodos anticonceptivos, se puede elegir el método más conveniente.


Los anticonceptivos deben usarse correctamente para que resulten efectivos. Es más probable que fallen cuando son utilizados por personas jóvenes, con menos nivel educativo o menos motivado a evitar el embarazo. Entre estos métodos anticonceptivos se puede mencionar:
– Coitus interruptus: En este método anticonceptivo el hombre retira el pene de la vagina antes de la eyaculación, que es el momento en que se libera esperma durante el orgasmo. Este método no es fiable debido a que puede salir esperma antes del orgasmo. También requiere un alto grado de autocontrol y un preciso sentido de la oportunidad.
– Métodos del ritmo: Esta clase de métodos consisten en la abstinencia de las relaciones sexuales durante el período fértil de la mujer. En la mayoría de las mujeres, el ovario libera un óvulo alrededor de 14 días antes del comienzo del período menstrual. A pesar de que el óvulo no fecundado sólo sobrevive alrededor de 24 horas, el esperma sobrevive entre 3 y 4 días después del coito. En consecuencia, la fertilización es posible tras un coito que tuvo lugar hasta 4 días antes de la liberación del óvulo. El método del ritmo es el menos eficaz, incluso en aquellas mujeres que tienen ciclos menstruales regulares. Para calcular el período de abstinencia, deben restarse 18 días al más corto de los 12 ciclos anteriores y 11 días a los más largos.
– Anticonceptivos orales: Los anticonceptivos orales, frecuentemente conocidos como la píldora, contienen hormonas (ya sea una combinación de progestágeno y estrógeno o progestágeno solo), que impiden que los ovarios liberen óvulos (ovulación) y mantienen el moco cervical espeso para que el esperma no pueda atravesarlo con facilidad.
– Métodos de barrera: Su función es obstruir el acceso del esperma al útero. Incluyen el preservativo, el diafragma, el capuchón cervical y las espumas, cremas, geles y supositorios vaginales. Si se utilizan correctamente, los preservativos (condones) proporcionan una considerable protección contra las enfermedades de transmisión sexual, como el SIDA, y evitan ciertos cambios precancerosos en las células del cuello uterino. Algunos preservativos cuentan con un espacio en su extremo para el semen; si no lo tienen, debería dejarse un centímetro y medio libre en la parte superior. Así mismo, debe retirarse con cuidado, porque si se derrama semen, el esperma podría entrar en la vagina y provocar un embarazo. El uso de un espermicida, esté incluido en el lubricante del condón o bien colocado en la vagina, aumenta la efectividad de este método.
– Interacciones farmacológicas: Los anticonceptivos orales no interfieren la acción de otros fármacos, pero algunos de ellos, sobre todo algunos sedantes y antibióticos, reducen su efectividad. Las mujeres que toman anticonceptivos orales pueden quedar embarazadas si al mismo tiempo toman antibióticos como la rifampicina y posiblemente la penicilina, ampicilina, tetraciclinas o sulfonamidas. Si se toman dosis altas de estos antibióticos, la mujer debería utilizar métodos anticonceptivos de barrera, como un preservativo o diafragma, además del contraceptivo oral. Los fármacos anticonvulsivantes, como la fenitoína y el fenobarbital, aumentan la frecuencia de hemorragia anormal cuando se toman anticonceptivos orales.
– Implantes anticonceptivos: Los implantes anticonceptivos son cápsulas plásticas que contienen progesterona, la cual evita que los ovarios liberen óvulos y que el esperma penetre en la espesa mucosidad cervical. Se insertan seis cápsulas bajo la piel de la parte interna del brazo por encima del codo. Después de anestesiar la zona, se practica una pequeña incisión y, mediante una aguja, se implantan las cápsulas distribuidas en forma de abanico. No es necesario dar puntos. Las cápsulas liberan progesterona lentamente en el torrente sanguíneo y pueden dejarse colocadas durante 5 años.
– Dispositivos intrauterinos: Estos dispositivos son muy eficaces y tienen algunas ventajas en comparación con los anticonceptivos orales: los efectos secundarios se limitan al interior del útero y el tipo a colocar depende de la decisión de la paciente sobre si desea controlar la natalidad un año o 10 años.
– Anticonceptivos inyectables: La medroxiprogesterona es un progestágeno que se inyecta una vez cada 3 meses en un músculo de la nalga o en la parte superior del brazo. A pesar de su gran eficacia, puede llegar a interrumpir por completo el ciclo menstrual. Alrededor de un tercio de las mujeres que usan este método anticonceptivo no presenta período menstrual en los 3 primeros meses después de la primera inyección y otro tercio tiene períodos irregulares que duran más de 11 días cada mes.


El Derecho Al Aborto Y Los Derechos Humanos
Las mujeres enfrentan restricciones legales o de facto en su acceso al aborto legal y seguro en la gran mayoría de los países del mundo. De hecho, hasta incluso donde el aborto está permitido por ley las mujeres frecuentemente tienen un acceso seriamente limitado a los servicios de aborto por causa de una falta de reglamentación, por servicios de salud inadecuados, o por falta de voluntad política. Al mismo tiempo, solamente la absoluta minoría de los países en el mundo prohíbe todo acceso al aborto. En la mayoría de los países, el aborto está permitido por lo menos como medio para salvar la vida de la mujer embarazada, o donde el embarazo es el resultado de violación o de incesto.
Las organizaciones de las mujeres han luchado durante décadas por el derecho al acceso al aborto legal y seguro. El derecho internacional de los derechos humanos explicita cada vez más el fundamento legal de estas reivindicaciones. Los instrumentes internacionales de derechos humanos y las interpretaciones directamente relevantes emitidas al respecto por las entidades autorizadas de las Naciones Unidas llevan a la conclusión que la mujer tiene el derecho a decidir en asuntos relacionados con el aborto. Varios derechos humanos corren riesgo cuando el acceso de las mujeres a los servicios de aborto legal y seguro está restringido.


Las restricciones legales al aborto tienen un impacto devastador en el derecho a la vida de las mujeres. La evidencia sugiere no solamente que las leyes que restringen el aborto empujan a las mujeres a someterse a abortos inseguros, sino que además ellas mueren a consecuencia de dichos abortos. En su mayoría, estas muertes podrían haber sido evitadas. El Comité de Derechos Humanos y el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer han repetidamente hecho notar con preocupación la relación entre las leyes que restringen el aborto, el aborto clandestino y los riesgos para las vidas de las mujeres. La Convención Americana sobre Derechos Humanos es el único instrumento internacional de derechos humanos que posibilita la aplicación del derecho a la vida desde el momento de la concepción, aunque no de manera absoluta. En el último tiempo, los más importantes organismos de protección de derechos humanos han abogado por la despenalización del aborto al considerar que su prohibición viola los derechos humanos de las mujeres. Entre otros, se encuentran la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Corte Europea de Derechos Humanos, Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas (CDHNU), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Amnistía Internacional (AI).


Impacto Psicológico Del Aborto
El Síndrome Post-aborto (PAS) es un desorden de estrés post-traumático. El proceso de elegir un aborto, experimentar el procedimiento, y vivir con la amargura, el dolor y el arrepentimiento, es ciertamente, su mismo origen, su fuente. Traumático, tanto como con cualquier trauma, los individuos a menudo tratan de “olvidar” el hecho y negar o ignorar cualquier dolor que pueda resultar. Muchas simplemente no relacionan su desorden con la experiencia del aborto. En cierto momento, sin embargo, los recuerdos reaparecen y también la realidad de su pérdida no puede ser por más tiempo ignorada o negada. Durante esos momentos, el dolor del Síndrome Post-aborto se revela a sí mismo en los corazones de millones de vidas.
Los síntomas del Síndrome Post-aborto no necesariamente aparecerán al mismo tiempo, Tampoco es cierto que toda mujer los experimente todos. Algunos pueden presentarse inmediatamente luego de un aborto, y otros mucho más tarde. Si Ud. puede sentir más de dos de esos síntomas, puede ser que esté experimentando el Síndrome Post-aborto.


Los síntomas que describen el Síndrome Post-aborto son los siguientes:
– CULPA. La culpa es lo que una persona siente cuando ha violado su propio código moral. Para la mujer que ha llegado a creer, en un momento, no importa si antes o después del aborto, que ella ha consentido en la muerte de su niño no nacido, la carga de culpa es sin alivio. Hay poco consuelo que ofrecer a la mujer que ha transgredido uno de los más fuertes instintos naturales: la protección que una madre da a sus hijos.
– ANSIEDAD. La ansiedad es definida como un desagradable estado emocional y físico de temor que puede tomar la forma de tensión, malestar físico, preocupación por el futuro, dificultad para concentrarse y sueño intranquilo. El conflicto entre los valores morales de una mujer y su decisión de abortar genera mucha ansiedad.
– INSENSIBILIDAD PSICOLOGICA. Muchas mujeres que han abortado mantienen la secreta decisión de que ellas nunca se permitirán de nuevo ser puestas en esta posición tan vulnerable. Como resultado, a menudo y sin pensarlo, ellas pueden trabajar muy duro para mantener sus emociones controladas, previniéndose de sentir el dolor de lo que ha sucedido; también verán grandemente disminuida u obstaculizada su habilidad de formar y mantener relaciones íntimas.
– DEPRESION E IDEAS DE SUICIDIO. Todos experimentamos depresión de tiempo en tiempo, pero las siguientes formas de depresión son ciertamente comunes en las mujeres que han experimentado el aborto:
+ Inclinación a la tristeza: yendo desde sentimientos de melancolía a una total desesperanza.
+ Repentinos e incontrolables episodios de llanto
+ Deterioro del auto-concepto
+ Disturbios en el sueño, el apetito, y la actividad sexual
+ Motivación reducida: ante las actividades normales de la vida
+ Desarreglo en sus relaciones interpersonales
+ Ideas de Suicidio.
– SINDROME DE ANIVERSARIO. En la referida encuesta, un 54% de mujeres que han abortado reportan un incremento de los síntomas post-aborto cerca de la fecha del aniversario del aborto o de la fecha de cumpleaños del niño abortado.
– REVIVIR DEL ABORTO. Un evento muy común descrito por mujeres que han abortado es la repentina, estresante y recurrente visión del episodio del aborto, a menudo sucediendo durante situaciones que semejan ciertos aspectos del aborto, tal como la rutina de un examen ginecológico, o aun el sonido de la succión de una aspiradora de polvo.
– PREOCUPACION POR VOLVER A EMBARAZARSE. Un significativo porcentaje de mujeres que han abortado se vuelven a embarazar durante el año siguiente, y muchas otras expresan el deseo de concebir nuevamente tan pronto como sea posible.
– ANSIEDAD ACERCA DE LA FERTILIDAD Y EL CUIDADO DE LOS NIÑOS. Un síntoma común del Síndrome Post-aborto en la mujeres, es el temor de que nunca más podrán embarazarse o serán incapaces de llevar el embarazo a buen término.
– INTERRUPCION DEL PROCESO UNION CON EL NIÑO ACTUAL Y/O FUTURO. Temiendo otra devastadora pérdida, una mujer después del aborto no se permitirá una auténtica unión con otro niño. Otra reacción común es hacer expiación por sus acciones hacia el bebe abortado, para llegar a ser la madre más perfecta del mundo para sus restantes o futuros niños.
– LA CULPA DE HABER SOBREVIVIDO. La mayoría de las mujeres no abortan por razones triviales. Ellas están en el centro de una situación que rompe el corazón en la cual establecen que perderán mucho si eligen llevar sus embarazos a buen término.
– DESARROLLO DE DESORDENES DE ALIMENTACION. Algunas de las mujeres después del aborto desarrollan anorexia o bulimia. Mientras que este fenómeno permanece completamente inexplorado al momento, algunos factores pueden contribuir en él.
+ Un aumento de peso sustancial o una severa reducción de peso es asociada con la pérdida de su atractivo como mujer, lo cual reduce la preocupación de salir embarazada de nuevo.
+ Perder su atractivo le sirve como una manera de auto-castigarse y ayuda a perpetuar la creencia de que la mujer no merece la atención de nadie.
+ Extremos en los hábitos de comer representan una manera de control para la mujer que siente que su vida está totalmente descontrolada.
– ABUSO DE DROGAS Y ALCOHOL. El uso de alcohol y drogas sirve, a menudo e inicialmente, como una forma de automedicación, una manera de aliviar el dolor de los recuerdos del aborto. Lamentablemente, la mujer que recurre al alcohol y/o drogas, eventualmente se encuentra teniendo no solo más problemas, sino también menos recursos con los cuales resolverlos.
– OTROS HABITOS DE AUTOCASTIGO Y AUTODEGRADACION. En adición a los desordenes en la alimentación y al abuso de sustancias adictivas, la mujer que ha abortado puede también entrar en el abuso de relaciones: se vuelve promiscua, y falla en cuidarse médicamente a sí misma, o se hace daño síquica y/o emocionalmente.
– CORTA SICOSIS REACTIVA. Raramente, una mujer que ha abortado experimentará un corto episodio sicótico por dos semanas o menos después de su aborto. El rompimiento con la realidad y la subsecuente recuperación, son ambas extremadamente rápidas, y en la mayor parte de los casos la persona regresa completamente a la normalidad cuando esto ha terminado. En algunas mujeres este período dura más tiempo, y ante tal episodio, la percepción de la realidad del individuo esta drásticamente distorsionada. Esos individuos deberían ser enviados al cuidado de un profesional.
En su uso común, PAS es a menudo usado para describir cualquier respuesta emocional negativa debida al aborto. Tal como lo han definido los expertos en salud mental que han propuesto el diagnóstico del PAS, la definición es limitada solamente a aquellas reacciones traumáticas asociadas con desórdenes de stress post-traumático (PTSD). Estos incluyen solamente síntomas relacionados a la intrusión, sobreexitación, evitamiento y disociación, donde el agente causante del trauma es, ya sea el aborto, la decisión de abortar, o las circunstancias alrededor de la decisión de abortar.


Impacto De La Sexualidad Humana En La Planificación Y Procreación
En Los Pobres
La pobreza generalizada sigue siendo el principal problema con que se tropieza al efectuar actividades de desarrollo en un país. La pobreza suele ir acompañada de desempleo, malnutrición, analfabetismo, el bajo nivel social de la mujer, riesgos ambientales y un acceso limitado a servicios sociales y sanitarios, incluidos los servicios de salud reproductiva, que a su vez incluye la planificación de la familia. Todos estos factores contribuyen a elevar los niveles de fecundidad, morbilidad y mortalidad, así como a reducir la productividad económica. El comportamiento en materia de reproducción y los derechos de procreación están estrechamente vinculados al logro de otros derechos y oportunidades sociales.
Es evidente que la potenciación social de las mujeres contribuye a la buena salud de la reproducción y depende de ella. La movilidad, en particular la libertad de salir del hogar, es importante para ampliar el acceso a servicios de salud de la reproducción, incluidos los de planificación de la familia. El ejercicio efectivo de los derechos de procreación fortalece directa e indirectamente a las familias. La mala salud y la muerte prematura debidas a enfermedades del aparato reproductor causan apreciables pérdidas de recursos. Además, la falta de control de la mujer sobre la procreación hace incurrir en gastos adicionales.
Por lo general, las vidas de las mujeres se caracterizan en relación con la maternidad, mientras que las vidas de los hombres se caracterizan por su función como jefes de hogar o fuente de sustento.


La discriminación por orientación sexual y por forma de unión de la pareja también vulnera los derechos sexuales y reproductivos. En nuestra cultura el derecho a decidir sobre el propio cuerpo y reproducción ha sido un privilegio de la pareja heterosexual casada, y las demás personas sufren discriminación de hecho y de derecho por su situación marital, orientación y preferencias sexuales, por su edad, por sus discapacidades, por estar en situación de reclusión, etc.
En cuanto al derecho a la salud y a la planificación familiar, este se ha visto restringido también por barreras culturales. La fuerte presencia de la Iglesia Católica en la región, y su constante activismo en contra del aborto y de los métodos de planificación familiar (incluyendo el condón para proteger del SIDA) han restringido efectivamente la posibilidad de las personas de controlar su propia reproducción y su salud sexual. El silencio en torno a la sexualidad convierte en tabú temas relacionados con la salud sexual, como es la protección contra enfermedades de transmisión sexual.
El derecho a la salud se ve también limitado por factores materiales. La ausencia de servicios médicos ginecológicos, la mala calidad de estos servicios, y el bajo cubrimiento de la seguridad social, han resultado en los altos Índices de morbimortalidad materna de la región. A ello contribuye también la pobreza generalizada. La falta de libertad material que implica la pobreza en la que se ve sumida buena parte de los pobladores, y en particular aquellos que pertenecen a minorías étnicas, resulta en una barrera a menudo infranqueable para el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos. Frente a la libertad formal consagrada en las nuevas constituciones encontramos en la práctica la negación de esta libertad por la inexistencia o mala calidad de los servicios médicos, la falta de cubrimiento de la seguridad social, la ausencia de métodos de planificación familiar, la desprotección de la mujer embarazada y de los niños por parte del estado, etc.
Las limitaciones al ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos afligen de forma más fuerte a las mujeres de todas las clases y todas las etnias, por su papel protagonista en la reproducción; sin embargo, no son las únicas. Como las mujeres, otros grupos vulnerables a la discriminación ven amenazados su goce de estos derechos. Y son las mujeres de estos grupos las más vulnerables a la violación de sus derechos.


En Las Mujeres
Muchos estudios han examinado la forma en que la vida de las mujeres influye en el uso que éstas hacen de la planificación familiar. Cuando comenzó el proyecto de Estudios de la Mujer de FHI en 1993, los investigadores invirtieron la ecuación y exploraron la forma en que el uso de la planificación familiar influye en diversos aspectos de la vida de las mujeres. La planificación familiar influye en múltiples esferas de la vida de la mujer: en su hogar, en el campo económico y en la comunidad. Con frecuencia, la planificación familiar se trata dentro del contexto de la salud física. No obstante, la investigación realizada por el Proyecto de Estudios de la Mujer (PEM) indica que las mujeres a menudo tienen una visión más amplia en términos de planificación familiar, la ven como una actividad a largo plazo que afecta la calidad de su salud psicológica, su vida doméstica, su participación en la fuerza laboral, y su capacidad de incorporarse a las actividades comunitarias.
Varios estudios del PEM sugieren que la experiencia en planificación familiar puede aumentar la autoestima de las mujeres y contribuir a mejorar las relaciones conyugales y la estabilidad en el hogar. Un estudio llevado a cabo en Cochabamba, Bolivia, ha puesto de manifiesto que las usuarias de anticonceptivos modernos tenían niveles más altos de libre determinación que las no usuarias, y estaban más satisfechas con sus relaciones sexuales. Otras participantes en estudios realizados por el PEM indicaron que el uso de anticonceptivos afectaba su habilidad de asistir a la escuela o participar en la fuerza laboral. Sin embargo, no todos las mujeres consideraban el empleo como uno ventaja para su vida. Las normas de género desempeñan un papel importante en la configuración de la experiencia de las mujeres con la planificación familiar. En todos los estudios del PEM, la experiencia de las mujeres relacionada con la planificación familiar es afectada drásticamente por los conceptos culturales asociados con el hecho de ser mujer o ser hombre. Los estudios han demostrado que las normas y perspectivas de género influyen sobre todos los ámbitos de su vida personal, doméstica, económica, y comunitaria y que las mujeres y los hombres desempeñan papeles muy diferentes en cada uno de estos ámbitos. El género moldea la experiencia de la planificación familiar al determinar quién tiene acceso a la información pertinente a la salud reproductiva, quién tiene el poder de negociar el uso de anticonceptivos o de negarse a tener relaciones sexuales, quién decide escoger un método anticonceptivo, y quién controla los recursos económicos para obtener servicios.


En cada uno de los países donde el PEM ha realizado estudios y ha tomado en cuenta todos las edades, las distintas funciones asignadas a las mujeres y a los hombres reflejan fuertemente las expectativas de género en cuanto a la división de poder y responsabilidad en el hogar. La investigación llevada a cabo por el PEM indica que la mujer casi siempre lleva la responsabilidad primordial, y a menudo única, de ocuparse del hogar y bienestar de los hijos. No obstante, en la mayoría de los países donde el PEM ha realizado estudios, se ha subrayado que, los hombres en su función principal de tomar decisiones, por lo regular tienen el poder de decidir acerca del número de hijos que van a tener y si la mujer puede utilizar anticonceptivos para espaciar o limitar sus embarazos. En casi todas las sociedades son las mujeres quienes tienen la mayor responsabilidad por el bienestar de sus familias. Por lo tanto, no sorprende que la mayoría de las mujeres deseen un cierto control sobre su propia fertilidad. Sin embargo, hasta qué punto pueden ellas pasar del deseo a la acción tomar decisiones relativas a la reproducción, obtener servicios, usar eficazmente los métodos y las consecuencias de esos actos, varían de acuerdo con el contexto de la vida de las mujeres. Tomar el control de su fertilidad mediante el uso de la planificación familiar es uno de las muchas estrategias que puede emplear uno mujer para ejercer autonomía en otros aspectos de su vida. No obstante, tal como ha demostrado el Proyecto de Estudios de la Mujer, las decisiones acerca de la planificación familiar pueden tener resultados tanto positivos como negativos para las mujeres.
Las intenciones reproductivas de las mujeres, número de hijos deseado, la oportunidad y el espaciamiento de los embarazos se hayan condicionadas por numerosos factores socioculturales, incluidas las normas de género. Utilizando voces diferentes, las mujeres participantes en estudios realizados por el PEM han expresado que, para ellas lograr sus metas de planificación familiar, era necesario el apoyo del compañero, la información adecuada, los métodos discretos y el tratamiento respetuoso.


Países Donde Está Permitido El Aborto
Las legislaciones de la mayoría de los países latinoamericanos tienen su origen en los países que los colonizaron, altamente conservadores. Por otro lado, prácticamente todos los países de la región son católicos, donde la fuerza de la Iglesia es muy importante. En países como los centroamericanos la influencia de la Iglesia es mucho mayor. Se estima que cada año 46 millones de mujeres alrededor del mundo recurren al aborto inducido para terminar con un embarazo no deseado. El tratamiento legislativo que se le ha dado al aborto varía enormemente de un país a otro, observándose una tendencia hacia la adopción de leyes más liberales (desde 1985, 19 naciones han liberalizado sus leyes al respecto). Actualmente, el 62% de la población mundial vive en 55 países donde el aborto inducido está permitido, ya sea sin restricciones en cuanto a su causa, o por razones socioeconómicas; mientras que el 25% vive en 54 países que lo prohíben completamente o lo permiten sólo para salvar la vida de la mujer.
En América Latina, ocho países permiten el aborto sin ninguna restricción, entre ellos Cuba, Puerto Rico y Barbados; además están las islas que fueron territorios franceses. En contraste, hay países donde el aborto no se permite bajo ninguna circunstancia, a pesar de que el procedimiento allí se practique ampliamente. Mi conclusión es que las leyes restrictivas no impiden sino que, por el contrario, fomentan la práctica clandestina. Actualmente todos los países desarrollados del mundo permiten el aborto en determinadas circunstancias, siguiendo la recomendación de la Organización Mundial de la Salud. En cambio, algunos ordenamientos jurídicos de países subdesarrollados o en vías de desarrollo consideran al aborto un delito de gravedad inferior al infanticidio. Unos pocos países penan el aborto de modo total y sin admitir excepción alguna, aun cuando esté en peligro la vida de la madre: Andorra, Chile, Filipinas, El Salvador, Somalia y el Vaticano. La mayoría de los países del mundo permiten el aborto en ciertos casos. Actualmente, el 62 por ciento de la población mundial vive en 55 países donde el aborto inducido está permitido, ya sea sin restricciones en cuanto a su causa o por razones socioeconómicas. Mientras tanto, el 25 por ciento viven en 54 países que lo prohíben completamente o lo permiten sólo para salvar la vida de la mujer, sobre todo en América Latina, África y Asia. Estos son los países donde el aborto se encuentra más restringido de acuerdo con la ley.


El Aborto Legal
La ley a favor del aborto se aprueba y esta a disposición de quién la necesite por las razones válidas para esa persona que sean. Sus convicciones morales quizá le hagan no hacer uso de la ley o quizá la situación de vida que esta pasando le haga recurrir a ella a pesar de sus valores. Lo importante aquí es que quién haga uso de la ley no debe ser señalado o acusado; para eso esta. Es una cuestión personal entre sus creencias, sus actos y las leyes de las que puede hacer uso. En otras palabras, una sociedad no debe regirse en sus leyes, por las costumbres y/o creencias religiosas de ciertos grupos; al contrario, debe proporcionar el bienestar para la mayoría de los hombres de una sociedad.
El buen o mal uso de dichas leyes depende netamente de la conciencia de cada individuo. La ley del aborto provocado esta para quién lo necesite o crea conveniente practicárselo; la calificación moral para tal acto, depende de quién requiera de esa ley. Nadie sabe el peso de la loza que carga, hasta que la carga él mismo. Lo que la sociedad en su conjunto debiera hacer es, más campaña, no a favor del tabú, sino de la educación sexual vista desde dos ángulos: lo antropológico y lo moral. Lo primero compete a las escuelas y clínicas de salud, porque es parte de la vida y desarrollo normal de los seres humanos; lo segundo depende de la familia, ahí se debe platicar desde el punto de vista de su creencia moral y religiosa. Pero lo más importante es que dicha educación debe ser en ambas partes libre, sin secretos, ni misterios y con exagerado marcaje hacia lo que es la responsabilidad del propio cuerpo y por lo tanto lo que una relación sexual conlleva, que no sólo es evitar un embarazo.
Una política de aborto legal más liberal puede reducir a la larga la incidencia de abortos criminales y la disminución de la morbimortalidad, pero la alta incidencia en el uso del aborto por ejemplo en Cuba nos hace pensar en la necesidad de programas de educación sexual que favorezcan el conocimiento en este campo, así como una adecuada política de planificación familiar que nos permita reducir el uso indiscriminado del aborto.


En Panamá el aborto es la segunda causa de la mortalidad materna y uno de cada cuatro embarazos en América Latina terminan en aborto. Cabe señalar que, por ser ilegal, por cada aborto conocido, en realidad, han ocurren 3 abortos. Según las leyes panameñas vigentes en materia de salud, esta responsabilidad le compete al Consejo Técnico de Salud, que es quien regula el ejercicio de la profesión; sin embargo, para revocar la idoneidad de un galeno por este tipo de falta se requiere de una solicitud sustentada por el Ministerio Público o el Órgano Judicial.


En el Código Penal, en su capítulo III que consiste en el Aborto provocado en el cual mencionará algunos artículos de importancia:
ARTÍCULO 141. La mujer que cause su aborto o consienta que alguien se lo practique, será sancionada con prisión de 1 a 3 años.
ARTÍCULO 142. El que provoque el aborto de una mujer con el consentimiento de ella, será sancionado con prisión de 3 a 6 años.
ARTÍCULO 143. El que provoque el aborto de una mujer sin su consentimiento o contra su voluntad, será sancionado con prisión de 4 a 8 años. Si por consecuencia del aborto o de los medio usados para provocarlo sobreviene una muerte de la mujer, la sanción será de 5 a 10 años. Las sanciones que aquí se establecen se aumentarán en una sexta parte si el culpable de la provocación del aborto es el marido.
El 12 de marzo del 2001, la Asamblea Legislativa de Panamá aprobó el Protocolo Facultativo de la Convención contra Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), el cual, para la Iglesia Católica, representa un instrumento legal que utilizan los países poderosos para obligar a los menos poderosos a legalizar el aborto.


El Aborto Clandestino, Hipocresía Social
El aborto clandestino es inseguro porque no se da en condiciones que puedan garantizar una intervención óptima. Se recurre a personal no especializado. Se pone en riesgo la vida de la mujer. Las hemorragias y otras complicaciones del aborto incompleto son una de las causas de la mortalidad materna. En América Latina y el Caribe, 5.000 mujeres mueren cada año debido a complicaciones relacionadas con abortos inseguros (más de la quinta parte del total de muertes maternas). Esta cifra corresponde al 21 por ciento de las muertes maternas a nivel mundial. En 1996, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indicó que el aborto es la causa primordial de mortalidad materna en Chile, Guatemala, Panamá, Paraguay y Perú, la segunda causa de muerte en Costa Rica y la tercera causa de muerte en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Honduras, México y Nicaragua. De todas las mujeres que se someten a un aborto en condiciones de riesgo, un número aproximado de entre el 10 y el 50 por ciento necesitan atención médica para el tratamiento de las complicaciones. Abortos incompletos, hemorragias y complicaciones infecciosas son algunos de los riesgos que corren las mujeres al no recibir un tratamiento médico adecuado con las condiciones necesarias para garantizar la vida y la salud.
La OMS estima que el 13 por ciento de las aproximadamente 600.000 muertes relacionadas con embarazos a nivel mundial son el resultado de la realización de abortos en condiciones de salubridad inseguras. La mortalidad por aborto inducido es de 0,2 a 1,2 por cada 100.000 abortos en países donde el aborto está permitido. En países donde el aborto está penalizado se encuentran 330 muertes por cada 100.000 abortos.
“Los abortos realizados en condiciones de riesgo ponen en peligro la vida de muchas mujeres, lo cual representa un problema de salud pública grave. La mayoría de estas muertes, los problemas de salud y las lesiones podrían prevenirse mediante un mayor y mejor acceso a servicios adecuados de atención en salud, incluyendo métodos seguros y efectivos de planificación familiar y atención obstétrica de urgencia…” (Párrafo 97. Plataforma de Acción IV Conferencia Mundial de la Mujer. Beijing (Pekín) 1995).


Consecuencias De Un Aborto Inducido
El aborto, legal o ilegal también daña física y psicológicamente a la mujer y hasta puede acarrearle la muerte. La propaganda proabortista continuamente proclama la mentira de que el aborto legal es médicamente “seguro”, y de que es necesario legalizarlo o despenalizarlo debido a la gran cantidad de muertes maternas causadas por el aborto ilegal. Esta estrategia para legalizar el aborto se llama engañosamente “Maternidad sin riesgos”. En la mayoría de los casos a la mujer nunca le dijeron todo lo que le podía pasar. Muchas veces, se explica el aborto como un procedimiento quirúrgico clínicamente seguro. Pero los aspectos del llamado procedimiento “seguro” pueden dejar un deterioro físico permanente, sin mencionar el potencial de problemas psicológicos crónicos.
Entre las complicaciones físicas del aborto en la mujer están las infecciones, las hemorragias, las complicaciones debido a la anestesia, las embolias pulmonares o del líquido amniótico, así como las perforaciones, laceraciones o desgarros del útero. Estadísticamente hablando, se estima que el riesgo inmediato de dichas complicaciones es de un 10%, pero el de las complicaciones a largo plazo es entre el 20 y el 50%. Además de las complicaciones físicas, las mujeres sufren emocional y espiritualmente de lo que ya se ha identificado como el “Síndrome postaborto.” Estos efectos del aborto incluyen sentimientos de culpa, angustia, ansiedad, depresión, baja autoestima, insomnio, diversos tipos de neurosis y de enfermedades psicopáticas, tendencia al suicidio, pesadillas en las que aparecen los restos del bebé abortado, recuerdos dolorosos en la fecha en que hubiera nacido, etc.
La Real Academia de Obstetricia de Inglaterra ha informado que las probabilidades de problemas psiquiátricos graves y permanentes después de un aborto pueden alcanzar hasta el 59% de las madres. La Organización Mundial de la Salud por su parte informa que las mujeres que se practican abortos por razones psiquiátricas son precisamente las que corren mayor riesgo de problemas mentales una vez realizado el aborto. Mientras que otros estudios muestran que las mujeres que se han practicado un aborto por razones de violación, incesto, salud, etc., tienen aún más probabilidades de sufrir problemas emocionales y psiquiátricos severos que las que se lo han practicado por razones socioeconómicas.


Alternativas Al Aborto Para Embarazos No Deseados
Entre algunas de las alternativas al aborto para mujeres con embarazos no deseados de pueden mencionar algunas tales como:
– La adopción es una alternativa si la pareja o madre soltera no se siente preparada para criar a un niño pero no quiere someterse a un aborto. La adopción es un proceso legal. Esto significa que hay ciertas leyes que deben cumplirse. En una adopción, usted, la madre biológica, renuncia a todos sus derechos y responsabilidades como madre. Una vez que los procedimientos de adopción se completan, la decisión es permanente y no se puede revertir.
– La adopción es un proceso legal donde los derechos de los padres se transfieren de los padres biológicos a los padres adoptivos. Esto se puede lograr a través de una agencia de adopción o en forma privada, con la intervención de un profesional como un abogado o un médico. Cualquiera sea la forma que usted elija, la ley del Estado de New York establece que los padres biológicos y los padres adoptivos deben tener abogados diferentes. Esto asegura que el abogado que le brinda asesoramiento legal se concentre en lo que es para su mejor interés, en vez de los intereses de los padres adoptivos. Generalmente, no hay costos para los padres biológicos en lo que respecta a la adopción.


También podrá elegir el tipo de adopción que le gustaría tener:
– La adopción cerrrada o confidencial significa que los padres adoptivos y los padres biológicos no tienen información sobre cada uno de ellos que podría utilizarse para identificarlos.
– La adopción abierta es cuando los padres biológicos y los padres adoptivos intercambian información que podría utilizarse para identificarlos. Esto puede incluir acuerdos entre usted y la familia adoptiva para contacto y visitas futuros.


Además como alternativa al aborto es importante la educación sexual de los adolescentes y de toda la población, pues muchos adultos sienten malestar frente a temas de sexualidad juvenil. La abstinencia sexual es lo que la sociedad espera de los jóvenes; sin embargo, no es lo que la sociedad practica siempre, lo importante es aceptar que los jóvenes tienen vida sexual y lo que nos toca es actuar y educar consecuente con ello. Por todo ello proponemos una educación sexual alternativa y participativa, la cual debe ser un proceso continuo, permanente y activo que permita el encuentro con el otro sexo, y aún con nuestra propia sexualidad, con absoluta libertad de elección y responsabilidad de acuerdo con las necesidades individuales y las del contexto social donde se vive. Esta educación sexual se basa en el siguiente proceso educativo.


El Aborto En La Biblia
La Biblia enseña claramente contra el aborto. Esta enseñanza sale a relucir de muchos modos y por muchas razones. Algunas personas señalan que la palabra “aborto” no aparece en la Biblia, y tienen razón. Sin embargo, la enseñanza sobre el aborto sí aparece. El hecho de que la palabra “aborto” no aparezca en la Biblia no significa que Dios guardara silencio sobre el verdadero valor de la vida. La pregunta básica que debe ser respondida es si Dios considera al nonato una persona. Si la respuesta es que no, al feto se le puede extirpar como a un apéndice o un tumor indeseable. Si la respuesta es que sí, entonces debemos de tratar al niño que no ha nacido todavía, con todo el amor y el cuidado que Dios exige de nosotros como cristianos, hacia cualquier persona.
Hasta Pío IX, los pontífices se preocuparon primordialmente de problemas de penitencia en relación al aborto, es decir, catalogaban y definían la magnitud de varios pecados, entre los cuales el aborto no era de los más graves. Desde la publicación de la Apostólica Sedis de Pío IX en 1869, la práctica del aborto bajo cualquier circunstancia se convirtió en un pecado grave castigado con la excomunión.
El probabilismo, doctrina que se desarrolló en el s. XIX, proporciona la base teológica a las diversas posiciones que han surgido dentro de la Iglesia católica. La Iglesia aceptó el punto de vista de los teólogos en cuanto a que una dudosa obligación moral no podía ser impuesta como certeza (Ubi dubidum, ibi libertas, donde hay duda, hay libertad), sino que en última instancia la decisión moral depende de la conciencia propia. Por lo tanto, la persona misma, a través de su conciencia o de un convencimiento proporcionado por expertos, tiene el derecho de disentir de las enseñanzas de la Iglesia si se alcanza una “probabilidad firme”. La teoría del probabilismo, que continúa siendo parte de los principios de la Iglesia, permite un disenso privado y apoya la conciencia individual.


La iglesia católica rechaza el aborto en cualquiera de sus manifestaciones, prefieren niños con hambre, Juan Pablo II, el pilar del cristianismo en el mundo encabeza una lucha de ideas y dogmas en contra del aborto. Esto no quiere decir que no sea un gran hombre, a favor siempre de la paz. La ausencia de un debate teológico adecuado muestra una posición inflexible por parte de la Iglesia y trae como consecuencia que la mayoría de los católicos tengan la errada creencia de que la posición con respecto al aborto es infalible. Sin embargo, dada la divergencia de opiniones y la falta de una tradición clara y continua que considere al aborto como un homicidio, es imposible formular una declaración infalible al respecto. Es por ello que los pronunciamientos pontificios y las leyes canónicas que prohíben la práctica del aborto no forman parte de las declaraciones papales que los fieles consideran como infalibles.
A pesar de la fuerte oposición de la jerarquía eclesiástica con respecto a la utilización de anticoncepción artificial, en Latinoamérica se ha reafirmado la separación entre las políticas públicas del Estado y los postulados de la Iglesia en lo referente al tema de planificación familiar, donde se ha visto un avance en materia de legislación y programas sobre derechos reproductivos y sexuales. Este no ha sido el caso con respecto al tema del aborto, donde la Iglesia continúa ejerciendo una fuerte oposición a los proyectos de ley que despenalizan esta práctica. La jerarquía eclesiástica no se ha adaptado a la realidad que viven las mujeres hoy en día, ni al hecho de que en Latinoamérica, un gran porcentaje de los creyentes católicos no está de acuerdo con respecto a los postulados de la Iglesia en cuanto al aborto.


El Aborto Y El Judaísmo
La más directa afirmación se encuentra en la Mishná (código de leyes orales): Si una mujer está teniendo un parto difícil y su vida está en peligro, la salud de la madre toma precedencia a la del feto. En el caso de que el alumbramiento ya haya comenzado, la vida del bebé no puede tomarse por la de la madre. Los judíos de la época bíblica, al igual que muchos otros pueblos del Cercano Oriente como los sumerios y los hititas, imponían una pena monetaria en el caso de un aborto. La Halajá lo prohibía pero no lo consideraba como un asesinato que exigía la pena capital. Alrededor de esta idea se ha desarrollado un cuerpo completo de literatura rabínica.
En su totalidad, el punto de vista tradicional judío en relación al aborto ha sido el de que, la terminación artificial de un embarazo, sólo se permite si implica un peligro para la vida de la madre. En un número limitado de casos, se permite el aborto en base a consideraciones personales, a saber, problemas psicológicos o económicos. En años recientes, la cuestión del aborto se ha vuelto permisible cuando existen fetos malformados como consecuencia de alguna enfermedad de la madre por ejemplo rubeola o en el caso de que ésta hubiese ingerido alguna droga. Así, las autoridades rabínicas tanto ortodoxas como conservadoras como reformistas no permiten el aborto indiscriminado, y éste no es una práctica común entre los judíos.
Para el judaísmo, un aborto representa la devaluación de la vida, ya que el hombre y la mujer, al tomar una decisión que compete al Juez Supremo, trascienden su rol como humanos e interfieren en el designio divino.
La tradición judía es proclive a la santidad del feto, y no permite el aborto a solicitud. Sin embargo, permite el aborto bajo determinadas circunstancias, porque no considera al feto como persona autónoma. La Mishná (Ohalot 7:6) indica explícitamente la admisibilidad del aborto si la continuidad del embarazo pudiera poner en peligro la vida de la madre.

VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 3.0/5 (2 votos)
VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: +1 (de 1 voto)
Los riesgos del Aborto Inducido, 3.0 out of 5 based on 2 ratings

Citar este texto en formato APA: _______. (2010). WEBSCOLAR. Los riesgos del Aborto Inducido. https://www.webscolar.com/el-aborto-inducido. Fecha de consulta: 26 de septiembre de 2020.

Descargar PDF Descargar

 

Comentarios

Escribir Comentario

 

 
 
 
 
 

© 2010 - 2020 Webscolar

 


0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×