Síguenos en: facebook twitter google plus rss
 
 
Webscolar » Ciencias de la Educación » Cinco técnicas de evaluación y en que consisten cada una

Cinco técnicas de evaluación y en que consisten cada una

0 Flares 0 Flares ×

Lista de cotejo

La lista de cotejo consiste en un listado de aspectos a evaluar (contenidos, capacidades, habilidades, conductas, etc.), al lado de los cuales se puede calificar (“O” visto bueno, o por ejemplo, una “X” si la conducta no es lograda) un puntaje, una nota o un concepto. Es entendido básicamente como un instrumento de verificación. Es decir, actúa como un mecanismo de revisión durante el proceso de enseñanza-aprendizaje de ciertos indicadores prefijados y la revisión de su logro o de la ausencia del mismo.

Puede evaluar cualitativa o cuantitativamente, dependiendo del enfoque que se le quiera asignar. O bien, puede evaluar con mayor o menor grado de precisión o de profundidad. También es un instrumento que permite intervenir durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que puede graficar estados de avance o tareas pendientes. Por ello, las listas de cotejo poseen un amplio rango de aplicaciones, y pueden ser fácilmente adaptadas a la situación requerida.

Entre sus características tenemos:

  • Se basa en la observación estructurada o sistemática, en tanto se planifica con anterioridad los aspectos que esperan observarse.
  • Solo se indica si la conducta está o no está presente, sin admitir valores intermedios.
  • No implica juicios de valor. Solo reúne el estado de la observación de las conductas preestablecidas para una posterior valoración.

Entre sus ventajas tenemos:

  • Es de fácil manejo para el docente porque implica solo marcar lo observado.
  • Se evalúa fácilmente pautas evolutivas comparando en una trayectoria con claridad lo que se ha adquirido y lo que no.

Pasos para construir una lista de cotejo:

  • Especificar una realización o describir un producto adecuado.
  • Enumerar comportamientos o características fundamentales para la realización que se espera.
  • Añadir cualquier error común.
  • Ordenar la lista de comportamientos o características.
  • Planificar un modo de utilizar la lista en función del objetivo de evaluación perseguido.

La escala estimativa

Las escalas de apreciación incorporan un nivel de desempeño, que puede ser expresado en una escala numérica (o conceptual) gráfica o descriptiva. Por lo tanto, las escalas de apreciación tienen la misma estructura que las listas de cotejo, pero incorporan más de dos variables en la observación. Esto permite discriminar con un grado de mayor precisión el comportamiento a observar o el contenido a medir.

Es un listado de indicadores que pueden tener varias escalas de valoración para determinar el grado en el cual está presente dicha característica. Puede haber escalas de conocimientos, de habilidades, valorativas, de frecuencia, etc. Se construyen los indicadores con base en los aprendizajes esperados de cada proyecto o bimestre, se diseñan tres o más escalas (Excelente, bueno, regular, malo) (Siempre, casi siempre, a veces, nunca).

Concentran la atención sobre un rasgo determinado exclusivamente, pero lo matizan de tal manera que se pueda conocer en qué grado ese rasgo es poseído por el alumno. En una escala estimativa se recaba menos información sobre el alumno que en un registro de datos, pero más pormenorizada; es muy útil cuando deseamos un estudio más detallado sobre determinadas conductas.

Las rúbricas

Las rubricas son guías o escalas de evaluación donde se establecen niveles progresivos de dominio o pericia relativos al desempeño que una persona muestra respecto de un proceso o producción determinada. Son escalas ordinales que destacan una evaluación del desempeño centrada en aspectos cualitativos, aunque es posible el establecimiento de puntuaciones numéricas. Se enlistan los criterios de evaluación del lado izquierdo, y se agregan cuatro columnas a la derecha donde se pondrá la descripción de cada nivel de desempeño, se puede auxiliar de una lista de control para sistematizar la información.

Las rúbricas son instrumentos de medición en los cuales se establecen criterios y estándares por niveles, mediante la disposición de escalas, que permiten determinar la calidad de la ejecución de los estudiantes en unas tareas específicas.

Seleccionar los objetivos que fundamentan la tarea o trabajo a realizar.

  • Identificar todos los posibles criterios que representan los comportamientos o ejecuciones esperadas por los estudiantes al ejecutar la tarea.
  • Organizar los criterios por niveles de efectividad
  • Asignar un valor numérico de acuerdo al nivel de ejecución.

Los registros anecdóticos

Este tipo de herramienta para la evaluación también se aplica a los alumnos en plena acción y en los tipos de aprendizaje en que se espera que el alumno ejecute ciertas acciones, pero a diferencia de los anteriores su propósito central es facilitar la observación del maestro más que otorgar una calificación.

Se basa en una observación no sistematizada; el docente no planifica ni el momento en el cual va a realizar la observación ni qué es lo que va a observar. El hecho registrado ocurre en forma imprevista y amerita que sea tomado en consideración ya que no forma parte del patrón de conducta habitual del niño.

Incluye las observaciones en torno a las actitudes adoptadas y los saberes construidos por los alumnos a lo largo del proyecto. El maestro escribe su interpretación y sus comentarios.

En este caso no se especifican las conductas esperadas, sino que queda abierto el registro de aquellos aspectos que el maestro considera relevantes, y que son una muestra del aprendizaje logrado. Por ejemplo cuando es propósito del curso desarrollar la solidaridad entre los alumnos y el docente observa que uno de ellos colabora espontáneamente con sus compañeros, entonces registra ese hecho como prueba de aprendizaje logrado, al finalizar el curso el numero de registros ayuda a cuantificar el aprendizaje y puede traducirse en una calificación.

Los registros se pueden plasmar en una libreta o en tarjetas y se realizan cada vez que el docente lo considera pertinente. Estos son muy útiles sobre todo cuando se trata de evaluar el desarrollo de habilidades, hábitos de trabajo, actitudes sociales o científicas, intereses, aprecios o preferencias.

Portafolio de evidencias

Es una colección de trabajos deliberadamente seleccionados que ofrecen evidencia progresiva del proceso de aprendizaje de los estudiantes. Contiene el trabajo final, los subproductos más importantes y los materiales empleados en un proyecto, un curso o un bimestre. Puede ser una carpeta física o electrónica, un sobre con los productos contenidos u otra presentación: Producciones escritas Videos, audios y presentaciones Fotografías Mapas conceptuales, cuadros sinópticos, conclusiones etc.

El portafolio de evidencias se realiza a partir de la utilización de diversas estrategias didácticas y que tienen como resultado un producto o evidencia.

Implica toda una metodología de trabajo y de estrategias didácticas en la interacción entre el profesor y el alumno, y por otro lado es un método de evaluación que permite unir y coordinar un conjunto de evidencias para emitir una valoración más apegada a la realidad. El portafolio tiene criterios definidos que permiten al profesor realizar una evaluación integral

Características de las pruebas

Una buena evaluación en la escuela es aquella que se deriva de varias fuentes de información sobre el desempeño del alumno (exámenes, reportes, presentaciones orales, desarrollo de proyectos, investigaciones de laboratorio, de campo y documentales, etc.). Los juicios deben hacerse sobre un conocimiento más amplio de la actividad educativa.

En realidad, el profesor puede recurrir a distintas técnicas y medios, sin embargo, los exámenes constituyen la forma más tradicional de llevar a cabo la evaluación escolar. Son los instrumentos de medida del aprendizaje más utilizados.

Validez

Corresponde exactamente los objetivos del aprendizaje. Tiene relación con el atributo que se va a medir, pueden existir muchos instrumentos para medirlo, pero hay uno que lo hará en forma más específica.  Ejemplo, los resultados de una prueba de matemática son válidos (por lo tanto la prueba es válida) para mostrar la habilidad de un alumno para realizar cálculos, pero esa prueba no es válida para que los alumnos muestren sus habilidades artísticas.  Parece obvio, pero cuando se analizan las pruebas de algunos docentes, da  pena por sus alumnos, ya que a pesar de ellos, los alumnos aprenden.

Confiabilidad

Debe hacerse de forma precisa y clara. Se refiere a la consistencia que tienen los resultados obtenidos en la prueba.  Qué tan de fiar son los resultados.  Se sabe lo que mide (validez) pero con qué precisión lo mide,  hasta dónde es verdadera la información que entrega.  Una prueba es confiable si cada vez que se aplica se obtienen resultados similares (siempre que sea al mismo grupo de alumnos y en condiciones parecidas).  Seguramente en la segunda aplicación los resultados serán mejores, pero esa es una de las formas de medir la confiabilidad.

Objetividad

Debe estar claramente redactado y admitir una sola respuesta correcta. Es una característica que está referida a la elaboración y a la corrección de una prueba.  Una prueba será más objetiva de elaboración si participa más de una persona en su elaboración.  Por esto es recomendable hacer las pruebas en equipos de profesores de una especialidad ya que hay más imaginación para elaborar preguntas y para analizar la consistencia de ellas. Esto ayuda también a mejorar la validez de la prueba.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0.0/5 (0 votos)
VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0 (de 0 votos)

Citar este texto en formato APA: _______. (2017). WEBSCOLAR. Cinco técnicas de evaluación y en que consisten cada una. https://www.webscolar.com/cinco-tecnicas-de-evaluacion-y-en-que-consisten-cada-una. Fecha de consulta: 17 de enero de 2020.

Descargar PDF Descargar

 

Comentarios

Escribir Comentario

 

 
 
 
 
 

© 2010 - 2020 Webscolar

 


0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×