Síguenos en: facebook twitter google plus rss
 
 
Webscolar » Ciencias de la Educación » Características de la inteligencia emocional

Características de la inteligencia emocional

0 Flares 0 Flares ×

Las principales cualidades de la inteligencia emocional son cinco:

  1. Conciencia de uno mismo: Es la capacidad de reconocer los propios sentimientos, emociones o estados de ánimo.
  2. Equilibrio anímico: Goleman llama así a la capacidad de control del mal humor para evitar sus efectos perjudiciales, entendidos estos en términos de conductas indeseables.
  3. Motivación: Es la capacidad para auto-inducirse emociones y estados de ánimo positivos, como la confianza, el entusiasmo y el optimismo.
  4. Control de los impulsos: Goleman define esta cualidad de la inteligencia emocional como la capacidad de aplazar la satisfacción de un deseo en busca de un objetivo. En términos psicoanalíticos, de lo que se trata es que el aparato psíquico pueda funcionar bajo el régimen del principio de realidad a través del aplazamiento de la descarga.
  5. Sociabilidad: Si las cuatro cualidades anteriores tienen relación con el conocimiento y el control de las propias emociones, la sociabilidad tiene que ver en cambio con el conocimiento y control de las emociones y estados de ánimo de los demás.

Estas cualidades podemos organizarlas a partir del esquema adjunto: por ejemplo, la conciencia de uno mismo tiene que ver con la posibilidad del sujeto de poder conocer las emociones propias. La teoría de Goleman no propone sofocar o eliminar las emociones, sino de controlarlas: por ejemplo, reducir las emociones desfavorables a un mínimo deseable, o bien incitar las emociones favorables, como en el caso de la motivación.

HIGIENE MENTAL PARA EDUCADORES

Las condiciones laborales de los profesores centran, en la actualidad, la atención de la comunidad educativa y de los profesionales de la salud mental. Incluso en la sociedad hay cierta inquietud por el estado psicológico de los docentes, acaso provocada por algunos lamentables sucesos recogidos por los medios de comunicación. En el ámbito escolar se han extendido los problemas de estrés, ansiedad y depresión que se traducen frecuentemente en bajas laborales. Estos trastornos no son exclusivos de los profesores. La prisa, la competitividad y los cambios vertiginosos amenazan el equilibrio de muchos trabajadores.

La actividad educativa está saturada de responsabilidades. Es frecuente que el profesor se mantenga hipervigilante durante varias horas al día y que asuma funciones policiales y parentales que le abocan al agotamiento profesional. La sobrecarga de tareas unida a las frustraciones, insatisfacciones y a la falta de entendimiento con otros miembros de la comunidad educativa (colegas, padres y alumnos) puede desencadenar en los profesores alteraciones como: fatiga, descenso de la concentración y del rendimiento, ansiedad, insomnio, trastornos digestivos, etc. En ocasiones la presión ocupacional golpea al profesor con tanta fuerza que desequilibra su organismo y consume su energía. Este desgaste nos lleva a pensar en el síndrome de agotamiento profesional (“síndrome del quemado”, en inglés burnout) que se manifiesta en el cansancio psicofísico y en el abatimiento.

La higiene mental debe ser cuidada por cada individuo a través de hábitos positivos que le permitan mantener el equilibrio interno.

VALORACIÓN DE SÍ MISMO

Cuando se habla de autoconcepto se hace referencia al conjunto de sentimientos, percepciones y valoraciones que un individuo tiene sobre sí mismo en cuanto persona. Percepciones relativas a uno mismo y que aluden a las propias características y capacidades, al concepto de uno mismo en relación con los demás y el medio, a los valores, metas, ideales, percibidos positiva o negativamente por el sujeto. Se hace referencia a las dimensiones básicas que definen a la persona, como son: habilidades, rasgos físicos, rasgos emocionales y afectivos… En suma, es la imagen y valoración que tiene un individuo de sí mismo, contemplando el conjunto de características y experiencias por las que pasa.

En el ámbito escolar, los alumnos pasan por muchas y diversas experiencias y situaciones de éxito y fracaso; el profesor es visto por el niño como una persona especialmente significativa, porque es quien tiene la última responsabilidad en la evaluación de sus aptitudes escolares; esto da al profesor un notable poder de influencia que se reflejará en la formación del autoconcepto, especialmente del autoconcepto académico.

Hábitos saludables de la valoración de sí mismo:

  • La valoración positiva de rasgos propios
  • La mejora de nuestra auto-imagen y el refuerzo de la autoestima son tareas de las que hemos de ocuparnos a diario.
  • Hemos de ser los primeros en percibir y valorar adecuadamente lo bueno que hay en la persona que somos.

La autoevaluación no es una tarea fácil de realizar ya que el docente debe ser capaz de autocriticarse con el mayor grado de objetividad posible.

ACTITUD PSICOLÓGICA DEL DOCENTE

El docente en formación necesita cultivar los tres tipos de componentes de la actitud psicológica para que su acción educativa favorezca el desarrollo y aprendizaje de sus alumnos y de su propia persona.

Los componentes fundamentales de la actitud psicológica son los afectivos porque son los que facilitan o dificultan el aprendizaje de los otros dos tipos. A su vez, no pueden aprenderse por enseñanza directa sino por identificación con modelos de rol. Es de esperar que, al elegir la carrera docente, los estudiantes ya tengan la base de los componentes afectivos correspondientes, aprendidos en su entorno familiar y educativo, a través de sus vínculos. En el curso de la carrera sus sentimientos y valoraciones acerca de los niños se irán haciendo más precisos a  medida que aumente  su conocimiento sobre ellos y sobre su propio rol docente.

Los componentes cognitivos son justamente los que se aprenden en las distintas asignaturas de la carrera; los comportamentales también se aprenden en los aspectos procedimentales y prácticos. Sin embargo, para que los contenidos de la carrera lleguen a integrarse a la actitud psicológica del docente, no es suficiente con que se “aprueben” materias. Será necesario obtener de ellas aprendizajes profundos, significativos y durables, que se apliquen constantemente en el accionar docente.
Recordemos que una actitud implica una predisposición a sentir, pensar y actuar de determinada manera y que es un aspecto integrante de la personalidad. Por ello, cultivar la actitud psicológica  es responsabilidad  de cada uno y requiere de un verdadero crecimiento personal.

VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0.0/5 (0 votos)
VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0 (de 0 votos)

Citar este texto en formato APA: _______. (2017). WEBSCOLAR. Características de la inteligencia emocional. https://www.webscolar.com/caracteristicas-de-la-inteligencia-emocional. Fecha de consulta: 9 de diciembre de 2019.

Descargar PDF Descargar

 

Comentarios

Escribir Comentario

 

 
 
 
 
 

© 2010 - 2019 Webscolar

 


0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×