Síguenos en: facebook twitter google plus rss
Ingresar  |  Regístrate
webscolar logo

Buscar Tareas sobre...

 
 
Webscolar » Ciencias de la Educación » Los ejes transversales de la Educación

Los ejes transversales de la Educación

1 Flares 1 Flares ×

OBJETIVOS GENERALES

  • Determinar la importancia que poseen los ejes transversales, su proceso y sus elementos dentro del proceso educativo.

OBEJTIVOS ESPECIFÍCOS

  • Comprender el concepto de ejes transversales y su aplicación en la educación.
  • Determinar las razones del porque los ejes transversales son una contribución en nuestra sociedad.
  • Conocer los objetivos y características de los ejes transversales.

 

[image]

JUSTIFICACIÓN

En la medida que el alumno construye los conocimientos, utiliza el lenguaje, trabaja, piensa y valora lo que hace; por tanto es necesario estar consciente de los elementos a los cuales el nuevo diseño curricular denomina “Ejes Transversales”. Los ejes transversales, de acuerdo con lo expuesto en la Jornada de Formación e Inducción sobre el Nuevo Diseño Curricular (1997), “representan un factor de integración de los campos del conocimiento y facilitan una comprensión reflexiva, crítica e integral de la realidad”. Para lograr que efectivamente el alumno ejecute estos cuatro ejes, es necesario que planifiquemos los mismos en forma operativa, tomando en cuenta las dimensiones e indicadores que la ciencia y la tecnología propone para ello.

De esta manera, según lo leído anteriormente radica la importancia de conocer el adecuado uso de los ejes transversales en la educación y su implementación ya que la implantación de los ejes transversales favorece el avance de un modelo educativo participativo y abre resquicios atractivos para que los padres y madres, a través de actividad de apoyo al aula, actividades de apoyo al centro y colaboración en las iniciativas de apertura al entorno, para así nos impliquemos más en el proceso educativo e incrementemos nuestra presencia en los centros para contribuir a democratizar la gestión de los mismos y mejorar la calidad ya que, la participación es, desde nuestro punto de vista, un indicador de calidad educativa.

INTRODUCCIÓN

Los ejes son contenidos básicos, coherentes con valores y actitudes que conllevan a la formación integral de los educandos en los diferentes niveles educativos. Su inclusión en la práctica educativa diaria, supone más que información, la elaboración de juicios valorativos, actitudes y comportamientos deseables y requeridos en el marco social. Estos ejes se describen en el presente capítulo, con la intencionalidad de que el profesorado, reflexione sobre su contenido y pertinencia pedagógica, de la formación de ciudadanos a fin de dar respuesta a las expectativas de la sociedad y de los educandos.

Los ejes transversales, hacen referencia a valores y actitudes, también tienen contenidos conceptuales y procedimentales, que guardan una estrecha y necesaria relación determinada entre lo sociomotriz, lo afectivo y lo cognitivo de los procesos de enseñanza-aprendizaje, y requerimientos ético–políticos hacia la formación integral de los ciudadanos y ciudadanas.

El presente trabajo intenta dar una explicación breve y fácil de comprender sobre lo que son los ejes transversales, la forma como los docentes pueden aplicarlo en clase y la interacción de los mismos con los estudiantes en el aula de clase y su influencia en el proceso de educación.

En este sentido se orienta la incorporación de los ejes transversales en el currículo de la formación docente, considerando que hacen referencia específica a problemáticas relevantes que tiene nuestra sociedad y que afectan directamente la vida y las experiencias del alumno. Por lo tanto, se recomienda que estos contenidos sean tratados en todos los niveles educativos.

 

 

  1. ANTECEDENTES

Generalmente en el diseño del currículo escolar se ha organizado el conocimiento, de forma aislada, y hemos orientado el aprendizaje de disciplinas o asignaturas como parcelas aisladas de la realidad, sin interconexión, dificultando la comprensión del conocimiento como un todo integrado.

Actualmente, a pesar del desarrollo científico – técnico, de la globalización del conocimiento, se afrontan problemas que agobian a la humanidad, como la brecha cada vez mayor entre países pobres y ricos, el dominio y explotación indiscriminada de los recursos naturales y otros, ante esta situación surge la necesidad de una educación humanizadora, que afronte estos aspectos en las diversas áreas del conocimiento.

De acuerdo a los estudios realizados por Taba, señala que entre los primeros diseños curriculares que aplicaron este criterio de organización, se encuentran algunos estados sureños de los Estados Unidos, que en 1937 utilizaron nueve puntos vitales como ejes temáticos:

  • Protección de la vida y la salud;
  • Obtención de medios de vida;
  • Formación de un hogar;
  • Expresión de ideas religiosas;
  • Satisfacción del deseo de belleza;
  • Obtención de educación;
  • Colaboración en la acción social y cívica;
  • Participación en la diversión; y
  • Progreso en las condiciones materiales.

Otro ejemplo de diseño curricular construido en torno a ejes temáticos de recorrido transversal, son los centros de actividad o de interés desarrollados por Dewey, a pesar de que éste se basa en las necesidades e inquietudes de los alumnos.

  1. CONCEPTO

Según Concepción Nieto y José Cabrera, en su obra “Los padres y Madres ante los ejes transversales” opinan que la calidad educativa no e aumento sólo no exclusivamente, incrementando los conocimientos, sino impulsando los valores democráticos de convivencia, fomentando el desarrollo del espíritu crítico facilitando la innovación y experimentación educativa, sustituyendo las metodologías tradicionales por otras; y dándole al proceso educativo una dimensión teórico – práctica, en virtud de la cual los niños no sólo aprendan conocimientos sino que practiquen lo aprendido, valorando su aprendizaje a través de la experiencia.

Los pensadores que han dedicado sus reflexiones a la pedagogía acostumbran a hacer una distinción fundamental, educar no es lo mismo que instruir. Es decir, de un tiempo a esta parte se ha diferenciado con nitidez, instruir de educar. Instruir consiste en ante todo, formar personas con autonomía, con responsabilidad y capacidad para adoptar sus propias decisiones. Instruir puede degenerar, perfectamente, en imponer, en domesticar y en inculcar principios y valores jerárquicamente.

Los ejes transversales, hacen referencia a los problemas y conflictos de trascendencia social, política, humana, didáctica entre otras, los cuales se producen en la época actual, y frente a los que urge una toma de posición personal y colectiva: problemas como la violencia, el subdesarrollo, el desempleo, las situaciones injustas, el consumismo y el despilfarro, el hambre en el mundo, la degradación ambiental, etc.

Los ejes transversales se constituyen, entonces, en fundamentos para la práctica pedagógica al integrar tos campos del ser, el saber, el hacer y el convivir a través de conceptos, procedimientos, valores y actitudes que orientan la enseñanza y el aprendizaje. Hay que insistir en el hecho, que el enfoque transversal no niega la importancia de las disciplinas, sino que obliga a una revisión de las estrategias aplicadas tradicionalmente en el aula al incorporar al currículo; en todos sus niveles, una educación significativa para el estudiante a partir de la conexión de dichas disciplinas con los problemas sociales, éticos y morales presentes en su entorno.

Los ejes transversales interactúan interdisciplinar y transdisciplinariamente por lo cual es necesario introducir cambios de mentalidad, empezando por cuestionar abiertamente el carácter patrimonialista que facultades, departamentos didácticos y profesores y tienen de su materia, de la que se consideran dueños absolutos.

Los ejes transversales están fuertemente vinculados con las estrategias de innovación y participación educativa. Por esta razón, constituyen un campo de experimentación privilegiado para que los colectivos de año incluyendo padres de familia., asociaciones, colaboren en su implantación mediante actividades de apoyo al aula y de carácter educativo complementarias que en algún momento, pueden tener un carácter espontáneo pero que desde luego se constituyan en parte de lo modelos y proyectos educativos de la institución.

Los ejes transversales contribuyen a la formación equilibrada de la personalidad, inculcando respeto a los derechos humanos y a otras culturas, al desarrollo de hábitos que combaten el consumismo desaforado y por ende eliminan discriminaciones existentes por razón de sexo, o por la pertenencia a una minoría étnica. No obstante, para lograrlo es necesario acompañar a los ejes transversales de metodologías, acciones y estrategias que los conviertan en instrumentos útiles y operativos

  1. CARACTERÍSTICAS DE LOS EJES TRANSVERSALES

Los ejes transversales presentan características para su análisis y compresión pedagógica, son los siguientes:

  • Reflejan una preocupación por los problemas sociales.
  • Conectan la escuela con el entorno.
  • Fomentan la práctica de valores coherentes.
  • Adoptan una perspectiva social crítica.
  • Responden a un nuevo paradigma educativo.
  • Actualizan el conocimiento globalizado e interdisciplinar de las diferentes asignaturas y del replanteamiento de la educación ético-moral.
  • Promueven un nuevo enfoque para trabajar desde las diversas áreas o disciplinas del currículo.
  1. INTEGRANCIÓN DE LOS EJES TRANSVERSALES EN EL CURRÍCULO

De acuerdo con los objetivos educacionales, existe una necesidad de incorporar contenidos referidos a la formación en democracia, equidad, derechos humanos y otros, los cuales conforman la educación en valores relativos a normas y actitudes. Estos contenidos se pueden incorporar como asignaturas, reflexión y tratamiento interdisciplinar o ejes transversales en las asignaturas, así como en la reflexión de la acción pedagógica, por medio del proyecto educativo institucional que se planifica en el centro educativo.

El medio escolar, adquiere una importancia extraordinaria para la consecución de objetivos y valores democráticos. Por tanto, se debe educar al alumno para que conozca y respete las herencias culturales de su pueblo, valore las diferencias que puedan existir con otras culturas, así como las individuales que se dan en el mismo grupo de pertenencia, para evitar que la diferencia se transforme en discriminación. También para desarrollar las capacidades y recursos necesarios para enfrentarse a los cambios que les depare el futuro.

De acuerdo con Palos, (1998, p. 12) los ejes transversales desempeñan un papel fundamental como contenidos culturales relevantes y valiosos, necesarios para la vida y la convivencia, que configuran de manera especial el modelo de ciudadano que demanda cada sociedad. Esto se logra por medio de una educación en valores, que permita a los alumnos sensibilizarse y posicionarse ante los problemas, enjuiciarlos críticamente y actuar con un compromiso libremente asumido.

Los ejes transversales no son aprendizajes educativos de segundo orden, ni un contenido paralelo aislado, con un tratamiento ocasional dentro del currículo; todo lo contrario, son contenidos culturales que deben abordarse desde todas las áreas, en torno a ejes vertebradores, para que contribuyan a organizar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Su tratamiento es, por tanto, responsabilidad de todo el profesorado en los diferentes niveles educativos y principalmente de la formación de los futuros profesionales y de la comunidad educativa en general, que tendrá que consensuar unas decisiones, a través de los distintos niveles de planificación y aplicación del currículo, de acuerdo con la realidad.

Cada eje tiene un sentido y características propios, en cuanto a su naturaleza e intención en el currículo; no obstante, es importante destacar la característica común a todos ellos, que es precisamente su “transversalidad”pues, como ya se dijo, recorren e impregnan todo el currículo (desde los objetivos más generales a las decisiones más concretas sobre actividades), y deben estar presentes en acciones y situaciones concretas que se creen dentro del medio escolar.

Es conveniente, asimismo, que los distintos tipos de contenidos y áreas se aborden interrelacionadamente, de manera que los ejes transversales adquieran un mayor sentido para los alumnos, facilitando así su comprensión y asimilación.

  1. LOS EJES TRANSVERSALES Y LA VISIÓN ESTRUCTURADA DE LA REALIDAD

La realidad entendiendo ésta por el mundo en que vivimos, es una y hemos de procurar tener esa visión de conjunto aunque metodológicamente sea posible dividir y parcelar la realidad para poner nuestra atención en algún aspecto concreto. Todo lo que signifique fragmentar y desestructurar va en contra de la comprensión de la naturaleza, de la historia y del ser humano.

Por eso, cuando un profesora relaciona la materia que imparte con otras, haciendo ver las afinidades y contrastes, está educando en esa visión estructurada de la realidad y cuando se cierra a cal y canto en los límites de su asignatura se bunqueriza, consciente o inconscientemente, cierra muchas posibilidades y limita el horizonte de comprensión de sus alumnos.

  1. ESTRATEGIAS PARA EL TRATAMIENTO DE LOS EJES TRANSVERSALES

Para el tratamiento de la transversalidad en el aula se proponen algunas estrategias:

  • Realizar investigaciones relacionadas con las problemáticas que se analizan en la unidad didáctica.
  • Elaborar mapas conceptuales o esquemas de conocimientos sobre situaciones problemáticas y alternativas de solución.
  • Orientar la elaboración del portafolio; es decir, la construcción de una carpeta que contenga información relacionada con los trabajos y experiencias.
  • Desarrollar proy ectos en beneficio de la comunidad donde ésta participe.
  • Elaborar actividades de aprendizaje, tomando en cuenta los objetivos de los ejes transversales que más se adapten a las problemáticas y relacionarlas con los objetivos del programa de estudio.
  • Promover aprendizajes significativos en el alumnado a fin de contribuir a la formación integral.
  • Fomentar en el alumnado la reflexión y la deducción de conclusiones, a partir de observaciones e investigaciones de su entorno cercano.
  • Respetar las peculiaridades y necesidades del alumnado adecuando métodos, actividades y recursos a su realidad.
  • Propiciar la autoevaluación, heteroevaluación y coevaluación para el auto conocimiento y el de los demás.
  • Definir los criterios de evaluación de los aprendizajes, el objeto de la evaluación, los momentos e instrumentos para evaluar las actividades realizadas.
  1. IMPORTANCIA DE LOS EJES TRASVERSALES

En razón de esa presencia en el currículo, en sus distintas áreas, los temas transversales tienen un valor importante tanto para el desarrollo personal e integral de los alumnos, cuanto para un proyecto de sociedad más libre y pacífica, más respetuosa hacia las personas y también hacia la propia naturaleza que constituye el entorno de la sociedad humana”.

La Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE) propugna la educación integral del ser humano que, junto a los conocimientos, desarrolle el sentido de la responsabilidad, el compromiso con las libertades, el razonamiento lógico, la capacidad de defender las propias convicciones sin ceder a las presiones del entorno, etc.; para lo cual se han diseñado los ejes transversales que tratan de favorecer la educación en valores democráticos y el fomento de una personalidad equilibrada educando hábitos y actitudes.

La LOGSE propuso, entre sus objetivos prioritarios, la mejora de la calidad educativa. El alumno necesita asimilar conocimientos pero desde la perspectiva de una educación integral necesitan también desarrollar capacidades y destrezas, asumir y defender valores y aprender a tomar decisiones tras someter las distintas opciones a reflexión y crítica. Los ejes transversales potencian decisivamente esta línea educativa. Ayudan a pensar y a plantearse la importancia de defender la Naturaleza, desarrollar hábitos saludables, combatir el racismo y la senofobia, desarrollar actitudes no sexistas o contribuir al equilibrio mundial mediante el apoyo al Tercer Mundo.

Los alumnos, en los distintos niveles educativos, estudian una serie de materias como Matemáticas, Lenguaje, Ciencias Sociales, Ciencias Naturales, etc. cuyos conocimientos son necesarios para desarrollar hábitos intelectuales y para aprender a expresarse con corrección o aproximarse a las leyes de la Naturaleza y a los problemas sociales, pero educar no es lo mismo que instruir. Instruir no es una tarea desdeñable, ya que los alumnos necesitan adquirir conocimientos y desarrollar destrezas pero no todo lo que instruye educa. Educar es algo de mucho más calado porque consiste en formar personas, no solo en instruir a las personas.

  1. FINALIDAD DE LOS EJES TRANSVERSALES

La finalidad de los ejes transversales es el desarrollo integral de la persona:

  • Fomentando habilidades culturales, sociales.
  • Desarrollando una educación integral (intra e interpersonal).
  • Haciendo significativo el conocimiento en una correcta aplicación del mismo.
  1. RAZONES POR LAS QUE LOS EJES TRANSVERSALES CONTRIBUYEN A DESARROLLAR LA PERSONALIDAD EQUILIBRADA

Las razones son las siguientes:

  • Nos hacen ver que las personas pertenecemos a la Naturaleza y no la naturaleza a la Humanidad, por tanto, no debemos degradarla, ni poner en peligro el que puedan disfrutarla las generaciones futuras.
  • Nos hacen comprender que un consumo acrítico nos convierte en seres caprichosos e inmaduros (manipulables y con actitudes que ponen en peligro el equilibro personal).
  • Nos ayudan a entender que la salud una dimensión física, psíquica y social y que hemos de responsabilizarnos de nuestros actos, prevenir la drogadicción y evitar las enfermedades de transmisión sexual, adoptando las precauciones adecuadas.
  • Favorecen el que sintamos miembros de una comunidad y, por tanto, con unidos derechos que debemos exigir y unos deberes que hemos de cumplir. Somos hijos o nietos del contrato social, y todo contrato para que sea eficaz ha de ser cumplido por todas las partes implicadas.
  • Educar a los niños, niñas y adolescentes en el respeto a la propia vida y a la vida y salud de los demás. Mucho más importante que saber conducir un automóvil o una moto es ser consciente del daño que podemos hacernos a nosotros mismos o a otros si comentemos imprudencias nos dejamos arrastrar por el vértigo de la velocidad o consumimos alcohol y otras drogas antes o durante conducimos un vehículo.
  • Propician el que entendamos que la igualdad de oportunidad de las mujeres y la eliminación de estereotipos sexista son positivas, tanto para mujeres como para varones.
  • Posibilitan un desarrollo dela imaginación y de la creatividad, saber vivir el ocio y el tiempo para practicar deporte, leer, pasear, ir al cine, favorecen el desarrollo de una personalidad compensada. Es importante que la escuela eduque para saber encontrar un sentido al ocio y que este sea un instrumento para el desarrollo de capacidades y potencialidades.
  • Favorecen que adoptemos una actitud crítica ante los medios de comunicación, en lugar de recepcionarlos de forma pasiva.
  • Nos ayudan a asumir que convivir es tolerar y que la integración consiste en aceptar a los otros, respetando sus señas de identidad individuales y culturales. Educar para la tolerancia consiste en no imponer por la fuerza ninguna medida coactiva, sino utilizar el dialogo y la resolución pacífica de conflictos como método para solucionar los problemas.
  1. CLASIFICACIONES DE LOS EJES TRASNVERSALES

Los ejes transversales que se analizan en este apartado son: educación ambiental, educación en valores y derechos humanos, educación para la salud, educación para la equidad de género y educación para el consumidor; cada uno de ellos describe, conceptualiza y presenta los objetivos correspondientes.

  1. Educación Ambiental

De acuerdo con estudio realizado por la Organización de Estados Iberoamericanos, OEI (1999), la misión de la educación ambiental es: aprender a relacionarse, con el agua, aprender a manejar las basura, pero también, intentar mejorar los hábitos de consumo, para producir menos basuras, aprender a manejar el suelo; en fin, aprender a reconocer la situación problemática, pero también las potencialidades y aprender a definir responsabilidades en la solución de problemas ambientales, desde las competencias de todos y cada uno de los actores sociales.

El interés por la enseñanza del medio, ahora ambiente, viene originado desde la ya aludida necesidad de detener el deterioro ambiental y desde la conveniencia de que la educación colabore decisivamente con ello. Los años finales de la década de los sesenta y principio de los setenta, según se ha indicado, marcan el comienzo de estas nuevas concepciones educativas, que se asientan en la tradición ya existente y en los avances de la investigación psicopedagógica, para buscar una nueva educación.

Se requiere que, en los proyectos y actividades de educación ambiental, en las diferentes regiones de los países centroamericanos, las metodologías y estrategias correspondan a conceptualizaciones claras, para lograr los impactos requeridos, en lo que a los procesos de formación se refiere. Asímismo, es necesario que no haya más divorcio, entre las concepciones educativas y las concepciones ambientales, para contribuir, de esta manera, a aclarar las confusiones y dificultades que existen para comprender el concepto de ambiente, como globalidad, que incluye tanto lo natural como lo cultural y social. Esto implica que en la formación de los docentes, se considere el enfoque ecológico, en el análisis de las relaciones entre el hombre y su medio.

Se sabe, que en el desarrollo de la formación del educando, el maestro no ha hecho conciencia de sus propios procesos, de su interiorización, de lo cotidiano y de su propia aprehensión de la realidad, en cuanto a educación ambiental se refiere. Por tanto, los objetivos que orientarán la práctica educativa en el aula, deben sensibilizar y concienciar a los/as alumnos/as y ayudarles en la construcción de conocimientos relacionados con el medio; orientarles a comportarse de acuerdo con principios y valores que permitan la convivencia armónica y motivarlos para que participen en tareas que puedan contribuir con la conservación y mejora de nuestro medio, y que conduzcan a una mayor calidad de vida.

  1. Educación en Valores

La importancia de la Educación en Valores en nuestros días es un hecho innegable. La sociedad demanda esa educación con carácter urgente, en la medida en que los problemas de convivencia y de ir respeto a la persona humana se van agudizando. El concepto mismo de “educación” ha variado, y a no se concibe como “un conjunto de saberes científicos y técnicos que hay que transmitir”.

El concepto de escuela también está cambiando poco a poco y su función no se centra y a en la enseñanza de conocimientos de diversa índole; sino en el aprendizaje de habilidades para la vida: Esto quiere decir, que el alumnado debe aprender a respetarse mutuamente, a convivir de manera pacífica con todos, a ser tolerante y utilizar el diálogo para resolver diferencias y conflictos.

La Educación en Valores establece los siguientes contenidos a desarrollar desde la intervención educativa, agrupados en dos áreas: valores individuales y valores sociales.

La Educación en valores, como eje transversal, impregna todas las asignaturas del Currículo Nacional, y debe ser abordado de manera oportuna, todas las veces que sea necesario. También exige un tratamiento fuera del aula y fuera del centro educativo. Esto supone una planificación de actividades en las cuales participen no solamente el alumnado sino también el equipo docente, padres y madres de familia, es decir, la comunidad educativa. La Educación en valores, si bien es cierto no es responsabilidad exclusiva del centro escolar, y a que la primera instancia responsable es la familia, es un hecho que a éste le corresponde asumir la tarea de hacerlo sistemáticamente, como entidad cuy a razón de existir es la educación. Lo anterior supone un compromiso moral por parte del equipo docente del centro educativo; y a que sin el “modelaje” y la práctica de valores en el mismo, cualquier acción educativa encaminada a dicho fin, caería en el vacío. Está comprobado que el alumnado aprende más de los ejemplos que recibe que de las palabras que escucha. Para la enseñanza de los valores en el aula, es necesario aplicar algunas estrategias propias de la Educación en Valores, las cuales están encaminadas a desarrollar la conciencia moral del alumnado, a través del desarrollo del razonamiento moral o juicio moral, mediante el cual, puedan discernir entre lo bueno y lo malo, o lo correcto y lo incorrecto desde el punto de vista moral.

Este eje tiene su concreción y aplicación en otros ejes transversales, debido a la necesidad de que las personas sean sensibles, solidarias y cambien de actitudes, en beneficio de generar respuestas favorables ante las problemáticas ambientales, sociales y económicas de la Región.

  1. Educación para la Salud

La educación para la salud tiene como finalidad la adopción de comportamientos saludables, pero al mismo tiempo, pretende capacitar a la comunidad para participar en la toma de decisiones individuales y colectivas y reforzar las que favorezcan la salud.

De acuerdo con Palos (1998, P.51), la educación para la salud, “trata de construir unos conocimientos, y crear unas actitudes y unos hábitos de higiene física y mental, que permitan un desarrollo sano y una mejor calidad de vida personal y colectiva. Este autor pretende consolidar la idea, de que la salud no es solamente la ausencia de enfermedad, sino que el que una persona esté sana, implica gozar de un bienestar físico, psíquico y social”.

La educación deberá favorecer hábitos y costumbres sanos, que lleven a las personas a gozar de ese bienestar del que hablábamos. Por ello, los centros educativos, además de incluir en sus currículos, contenidos relativos a este tema, deben también tomar las decisiones que sean necesarias, para que en ellos se respire un ambiente saludable. Igualmente, hemos de tener en cuenta el papel fundamental de las familias, por lo que es necesario que el programa de salud, elaborado en la institución educativa, cuente con la colaboración de los padres.

Está perspectiva educativa deberá incluir los siguientes elementos:

  • Educación sobre temas sociales (marginación, pobreza, racismo y otras problemáticas sociales).
  • Habilidades sociales y de formas de vida (resolución de conflictos, asertividad, etc.)
  • Conocimientos sobre salud (contenidos básicos)
  • Habilidades para la salud (auto cuidado, primeras atenciones)
  • Análisis críticos sobre los modelos de salud
  1. Educación sexual

La educación Sexual es el término usado para describir la educación acerca de la sexualidad humana, el aparato reproductor femenino y masculino, la orientación sexual, las relaciones sexuales, el uso de anticonceptivos, el sexo seguro, la reproducción y otros aspectos de la sexualidad humana.

Se debe enseñar sexualidad desde el nacimiento, debemos educar a nuestros menores en la sexualidad-afectiva de una forma especial en cada uno de los ámbitos de su vida. El propósito es conseguir que el individuo viva la sexualidad de una forma libre, respetuosa, tolerante y en armonía con los demás; uno de los medios es facilitar la información adecuada antes de que se despierte la sexualidad y se desarrolle en sus distintas etapas. Además cabe destacar que el hecho de dar información clara, concisa, adecuada y a tiempo, no tiene por qué llevar a la promiscuidad sino intenta hacer a la persona más responsable en la utilización de la sexualidad y de los riesgos derivados del mismo.

De esta manera, los educadores deben esforzar en ayudarles a conocer y aceptar su propio cuerpo, y ofrecerles la información y formación necesaria para que sean capaces de establecer relaciones saludables y emocionalmente satisfactorias.

En este tema es necesario que tratemos tanto el aspecto biológico de la sexualidad humana, como el componente afectivo que toda relación conlleva, para que valoren la sexualidad como una actividad de comunicación entre dos personas, y no como encuentro de pura genitalidad.

  1. Educación vial

La Educación Vial se entiende, según Castaño (1995) como toda acción educativa permanente, que favorece el desarrollo de conocimientos, habilidades, hábitos de comportamientos, valores y actitudes positivas frente al tránsito con el fin de mejorar la seguridad vial, para reducir así el número de accidentes y sus secuelas.

Las finalidades que se persiguen con la educación vial son las de contribuir a que los alumnos promuevan su autoestima, así como favorecer el cuidado del propio cuerpo y el de los demás de forma responsable, mediante la prevención de accidentes.

La educación vial es además un tema de educación cívica, ya que la educación vial debe fomentarse sobre el civismo, siendo el primer agente educador en el sistema de acción, la familia y posteriormente la escuela.

La educación vial, no debe entenderse como la mera adquisición de conocimientos que cada uno de nosotros adquirió en las autoescuelas, algunos de ellos ya olvidados, sino como una problemática cívica, como el respeto a una organización de la convivencia y a los derechos de los demás. Así pues, aprender a vivir en comunidad, desarrollar hábitos de convivencia ciudadana, de autonomía y de respeto a las normas básicas de convivencia, así como el desarrollo del sentido de la responsabilidad son las bases fundamentales sobre las que debe asentarse la educación vial.

La educación vial pues, tiene un valor importante no sólo para el desarrollo personal e integral de los alumnos, sino también para un proyecto de sociedad más cívica, respetuosa, libre y pacífica, más respetuosa hacia las personas y la propia naturaleza que constituye el entorno de la sociedad humana.

  1. Educación para la Paz

La educación para la paz es un proceso que debe estar presente en el desarrollo de la personalidad. Como proceso debe ser continuo y permanente, para enseñar a “aprender a vivir en la no violencia”, y que confía en la creación de ámbitos de justicia, de respeto, de tolerancia y felicidad gradualmente más amplios. Diríamos que educativamente pretendemos un proceso de enseñanza-aprendizaje de la cultura de la paz que implica una ética personal y social fundamentada en la convivencia en libertad y en igualdad, es decir, plenamente democrática. Esta concepción se inspiraría en el respecto y reconocimiento de todos los convenios internacionales que reconocen los derechos humanos, favorecen un concepto internacionalista y global de la sociedad humana, se fundamentan en carácter intercultural y mundialista, pretenden el desarrollo de todos los pueblos y optan por el desarme como principio.

La educación para la paz debe hacerse presente en todo el currículum, y de hecho todas las comunidades educativas se esfuerzan por integrar elementos pacificadores, (democráticos, solidarios, tolerantes y justos) en su desarrollo. Pero el problema es que nuestra sociedad encubre tanta violencia, contenida o no, en su cotidianeidad, que es muy difícil dar respuestas adecuadas frente a las mismas, sobre todo si se hace un enfoque simple, interesado o hipócrita al tema de la violencia social, cultural, familiar o individual.

La educación para la paz afecta a todos los elementos del currículo y a todas las personas que intervienen en el proceso de enseñanza – aprendizaje. Entre sus objetivos educativos podemos destacar los siguientes:

  • Favorecer la autonomía, y la autoafirmación
  • Desarrollar la confianza en los demás
  • Desarrollar el sentimiento de grupo y comunidad
  • Desarrollar las capacidades sociales positivas
  • Fomentar el respeto a las diferencias

Una vez establecidas las bases teóricas de la educación para la paz, hay que entrar en lleno en que consiste ésta. Se concibe como la educación de las actitudes que han de hacer posible la implantación de una cultura de paz: el dialogo, la cooperación, el respeto hacia uno mismo y hacia los demás, la adhesión a los derechos humanos como derechos inherentes a la persona, la comprensión de la complejidad, el rechazo de la violencia, la valorización de las aportaciones personales a las construcción del futuro, etc.

  1. Educación del Consumidor

El propósito de la Educación del Consumidor es proporcionar conocimientos, habilidades, actitudes y valores destinados a lograr en el alumnado un desempeño consciente, responsable y solidario que conduzca hacia una cultura de consumo que permita mejorar la calidad de vida.

El consumo siempre ha estado ligado a la satisfacción de necesidades del hombre, que en un principio fueron necesidades básicas de alimentación, vestido, vivienda, etc. pero a comienzos del siglo XIX, debido a la Revolución Industrial, comienzan a surgir cambios importantes en la producción de algunas materias, y es durante todo ese siglo y en el Siglo XX cuando se dan los primeros síntomas de una sociedad de consumo. Todo ellos hace que en la actualidad, nos encontremos ante una sociedad de consumo que se caracteriza por la existencia de un fuerte desequilibro entre productores – distribuidores, por un lado y consumidores por otro.

La sociedad de consumo está orientada a consumir lo que la industria produce, contrario a lo que sucedió en otros tiempos, que la industria producía de acuerdo a la demanda y necesidades de la población. La sociedad ha cambiado muchos valores culturales y sociales, por lo que se hace necesario distinguir las necesidades verdaderas de las “necesidades falsas”. Las necesidades básicas que se tienen que satisfacer son: salud, trabajo, educación, alimentación, ropa, vivienda y recreación.

  1. Educación para la igualdad de oportunidades de ambos sexos

La educación para la equidad de género, orienta a la construcción de los conocimientos y actitudes favorables en los educandos, para minimizar el tratamiento discriminatorio que se da a las personas en los diferentes ámbitos tanto laborales como familiares y sociales, por la diferencia de género, por tanto es importante lograr la concienciación para rechazar y buscar soluciones.

la educación de las nuevas generaciones y de la formación inicial de docentes, para la educación primaria, debe orientarse al desarrollo de competencias de participación e igualdad de condiciones, al mismo tiempo, debe perseguir la concienciación sobre el tratamiento individual y colectivo, con el fin de favorecer el respeto a la diversidad. Por lo anterior, se debe orientar a los futuros docentes, a identificar las situaciones discriminatorias que se dan en la comunidad educativa y desarrollar pautas de actuación, de acuerdo con valores igualitarios y de justicia.

La igualdad de oportunidades, consiste en desarrollar un tratamiento específico desde la educación, para contrarrestar las posibles desigualdades entre hombres y mujeres. Se pretende, por tanto, que los y las estudiantes rechacen situaciones discriminatorias y favorezcan el respeto a la diversidad.

Considerando lo planteado anteriormente, no basta con trabajar contenidos, sobre el papel del hombre y la mujer, en los diferentes ámbitos públicos y privados o analizar las tareas que se deben realizar en el hogar. Los centros educativos, tienen que ser instituciones coeducativas, cuya intención sea la de promover el desarrollo integral de los educandos, centrado principalmente en la aceptación de sí mismo, con sus posibilidades y limitaciones, así como reconocer los aspectos positivos que ofrece la convivencia entre ambos sexos.

El procedimiento más significativo para atajar la discriminación en el medio escolar es la transversalidad, lo que implica abordar el tema en todas y cada una de las materias del currículo, durante toda la etapa de escolarización, y a través de los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales.

  1. LOS TEMAS TRANSVERSALES EN LA PLANIFICACIÓN EDUCATIVA

Dentro de la estructura de un modelo curricular abierto y flexible, el tratamiento de los temas transversales seguirá necesariamente un desarrollo que va desde las decisiones prescriptivas de carácter general tomadas por los responsables políticos del gobierno central y gobiernos regionales, pasando por las decisiones que se adoptan en la propia institución educativa, para terminar en su aplicación al aula por parte del docente, en lo que se ha definido como el tercer nivel ce concentración.

Los Ejes Transversales pretenden, proporcionar una herramienta para aproximar el currículo a la vida. Construidos en función de las preocupaciones sociales actuales y más urgentes. Los temas que pueden ser identificados para su tratamiento transversal, dependerán de cada contexto socio-cultural y de las necesidades propias de cada comunidad educativa, aunque existen ciertos tópicos en torno a los cuales parecen girar la conflictividad social y las preocupaciones individuales y comunitarias.

  1. VENTAJAS DE LA TRANSVERSALIDAD

Taba y Oraisón, señalan como ventajas de la transversalidad, como estructura curricular, criterios como los siguientes:

  • Posee un gran potencial para la construcción de significados.
  • Recupera experiencias personales previas, de modo que facilita el aprendizaje.
  • Brinda una base confiable para la ingeniería social y de valores, posibilitando el análisis de su vinculación con los procesos o normas subyacentes de la vida social sin recurrir al adoctrinamiento, mediante su tratamiento objetivo y contextualizado.
  • Atiende las preocupaciones sociales más urgentes, especialmente aquellas que no han sido consideradas tradicionalmente por el currículo escolar.
  • Relaciona las disciplinas científicas y filosóficas con la vida cotidiana, promueve la efectiva aplicación de los aprendizajes y contextualiza los contenidos al marco referencial de cada escuela.
  • Favorece los procesos de enseñanza-aprendizaje al contribuir a lograr una coherencia interna y graduación de las experiencias de aprendizaje y seleccionar adecuadas estrategias didácticas.
  • Plantea la relación conocimientos-valores.
  • Evidencia la relación de las problemáticas inmediatas y contextuales del interior de la escuela con las problemáticas del mundo exterior local y planetario.

CONCLUSIÓN

Los ejes transversales son una excelente herramienta que puede ser utilizada por las instituciones de educación superior para enfatizar la educación en formación de valores de sus estudiantes, esto es posible, gracias a las funciones que cumplen los ejes, los cuales recorren en su totalidad el currículo y articulan en forma sistémica y holística las disciplinas y asignaturas.

La aplicación de los ejes tansversales ha sido promovida por la UNESCO con base en el “Informe de la Comisión internacional sobre educación para el siglo XXI”, presidida por J Delors desde el año 1996. Desde entonces muchas instituciones de educación superior vienen adoptando este tipo de instrumento.

La aplicación de los ejes requiere de una serie paso metodológico a seguir que se pueden sintetizar, en Orientaciones, El perfil de egresado, El sistema de valores articulado con el perfil del egresado y las Acciones administrativas de dirección. No obstante, cada institución de educación superior deberá tener cuidado que al aplicar esta metodología deberá analizar detenidamente el contexto social donde esta ubicada, el encargo social y los perfiles y modos de actuación del profesional o técnico a formar profesionales.

La enseñanzas transversales deben impregnar toda la acción educativa; así pues será responsabilidad de toda la comunidad educativa, y en especial de los docentes, en el que sean tratados de forma adecuada.

RECOMENDACIONES

Para los docentes tenemos las siguientes recomendaciones al utilizar los ejes transversales:

  • Fomentar la aplicación de los ejes transversales en todos niveles del área educativa, y siendo persistente y constante en lograr la finalidad de su aprendizaje.
  • Utilizar mecánicas y estrategias interactivas al momento de dictar estos ejes convirtiéndose en un atrayente y un contenido de interés para los estudiantes.
  • Conservar siempre la finalidad del eje transversal, para así no confundir a los estudiantes durante el desarrollo de su contenido.
  • Capacitar a los docentes y antes de dictar una clase con ejes transversales, conocer y comprender adecuadamente la finalidad del porque de estos, para así transmitir los mensajes adecuados a los estudiantes.

BIBLIOGRAFÍA

__________. Folleto de Clase: Los temas Transversales en el Proceso Educativo. 40 págs.

_________. La Transversalidad en el Aula. http://www.miportal.edu.sv/NR/rdonlyres/30AF73FF-A7AF-41B3-B053-4460A050FC6A/0/14_Documento_2_.pdf

BANDERA, F. Valoración de la incidencia del tratamiento de los Ejes Transversales en los libros de texto de Matemáticas del Tercer Ciclo de Educación Primaria. www.cesdonbosco.com/profes/fbandera/tesis.doc

BOTERO, C. Los Ejes Transversales como instrumento pedagógico para la formación de valores. http://www.monografias.com/trabajos45/ejes-transversales/ejes-transversales.shtml

GUZMAN, F. Los Ejes Transversales en el Nuevo Diseño Curricular. 1998. http://www.notitarde.com/historico/1998/07/01/opinion/felix_guzman/index.html

LÓPEZ, P. LA Educación Sexual como Eje Transversal. http://www.eduinnova.es/mar2010/educacion_sexual.pdf

MARÍN, R. La transversalidad en el Aula. Ministerio de Educación del Salvador. http://www.miportal.edu.sv/NR/rdonlyres/63AF2CEC-3B34-4CFA-908E-17132D01CA32/0/14_Documento_1_.pdf

ANEXO

[image]

Los diferentes ejes transversales en la educación

[image]

El docente es quien posee las herramientas para poder transmitir los conocimientos de los ejes transversales que se vayan a dictar en clase y que son una problemática para la sociedad, como manera de solución.

VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0.0/5 (0 votos)
VN:F [1.9.22_1171]
Clasificación: 0 (de 0 votos)

___________.WEBSCOLAR. Los ejes transversales de la Educación. http://www.webscolar.com/los-ejes-transversales-de-la-educacion. Fecha de consulta: 13 de noviembre de 2014.

Descargar PDF Descargar

 

Comentarios

Escribir Comentario

 

 
 
 
 
 

© 2010 - 2014 Webscolar

 


1 Flares Twitter 1 Facebook 0 Google+ 0 1 Flares ×